¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Cómo mantener el blanqueamiento dental

 

Un blanqueamiento dental es un tratamiento estético que elimina las manchas o coloración de los dientes. Sus efectos pueden durar unos 4 años, pero dependiendo de tu caso, si sabes cuidar tus dientes adecuadamente, puedes hacerlo durar incluso más.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

En la mayoría de los casos, las manchas de los dientes y coloración dental son causados por hábitos incorrectos en el pasado. Intenta corregirlos ahora que ya has tenido tu tratamiento de blanqueamiento y no volverás a experimentar esos desagradables síntomas.

 

1. Higiene bucal adecuada

Esto significa cepillarse los dientes tras cada comida y también tras las bebidas que contengan azúcar (en este caso no necesitarás limpiarlos con tanta intensidad). Cepíllatelos especialmente por la mañana y por la noche, ya que durante el sueño nuestros dientes están más desprotegidos. Tampoco olvides el hilo dental, y el enjuague dental, si es necesario.

Usa también los productos dentales adecuados para ti. Estos pueden ser pasta de dientes con efecto blanqueador o no serlo, ya que en algunos casos el problema no está causado por la coloración, sino por la actuación de las bacterias, como la placa o sarro, o erosión de las bacterias en forma de manchas en tus dientes. Consulta a tu dentista para saber qué productos son más adecuados para ti.

 

2. No fumes

El mejor momento para dejar de fumar es después del blanqueamiento. No nos referimos a fumar menos, lo mejor es dejarlo del todo, ya que además de manchar los dientes debilita el sistema inmunitario y tiene muchos otros efectos perjudiciales en tu salud dental y general.

 

También te va a interesar: ¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

 

3. Limita el consumo de alimentos que manchan los dientes

Estos son los frutos rojos, vino tinto, café, chocolate, colorantes (azafrán, pimentón rojo, etc) o salsas de colores fuertes, como la de curry o de soja.

No significa que dejes de consumirlos, solo debes limitar su consumo y cepillarte correctamente los dientes poco después de haberlos consumido.

 

4. Tratamiento de limpieza dental

Especialmente si tienes tendencia a tener sarro o presentar placa dental. Tu dentista indicará cuál es la frecuencia más adecuada de someterte a una limpieza dental, que normalmente se efectúa una vez al año.

Además, la limpieza dental periódica te ayudará a evitar caries, gingivitis y otros problemas de salud bucodental; siendo un tratamiento mucho más económico que luego someterse a costosos tratamientos para remediar estos problemas.

 

5. Mantenimiento

Si ves que las manchas o coloración vuelven a aparecer, existen sesiones de mantenimiento en el dentista. Pregunta en tu clínica por las opciones. Son tratamientos más sencillos y económicos que el blanqueamiento y, según el caso, pueden ser más recomendables.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

6. Algunos trucos caseros

Aunque no está demostrado que siempre funcionen, puedes probar alguno de ellos para blanquear zonas de los dientes con manchas:

 

  • Aceite de coco: después de lavarte los dientes, enjuágate la boca con una cucharada de aceite de coco durante 5 minutos.
  • Vinagre de manzana: utilízalo con cuidado, ya que puede dañar el esmalte dental. Pon un poco de vinagre de manzana en el cepillo de dientes, date una pasada y después cepíllate los dientes normalmente con una pasta rica en flúor.
  • Bicarbonato de sodio: añade agua a una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio hasta formar una pasta como la pasta de dientes. Cepíllate los dientes con ella con movimientos ascendentes y descendentes. No hagas esto más de dos veces al mes, ya que es muy agresivo con el esmalte dental.

 

En conclusión…

Recomendamos seguir estos consejos en el orden expuesto. Solo así mantendrás una salud bucal adecuada y, además, una excelente apariencia de tus dientes. No olvides que la prevención es mucho mejor que un posterior tratamiento más incómodo y costos.

 

5 razones para realizarte un blanqueamiento dental

5 razones para realizarte un blanqueamiento dental

 

La técnica del blanqueamiento dental es un trabajo profesional que consiste en el proceso de limpieza profunda de cada diente, mediante el retiro gradual y progresivo de pequeñas partículas oscuras que se albergan en su interior y que provocan el cambio del color en el esmalte dental.

 

¿Por qué los dientes se decoloran?

 

Nuestras costumbres diarias influyen bastante en ello; por ejemplo, tomar té, café, vino tinto o tener el mal hábito de fumar o masticar el tabaco. Otras razones pueden ser la higiene no adecuada, la edad avanzada, por la que, con el paso del tiempo, la capa exterior del esmalte se va deteriorando lentamente y causa una coloración amarillenta en la dentina o el material que está debajo del esmalte.

Otro factor puede ser la genética, ya que en algunas personas se puede observar un esmalte más grueso o más brillante que en otras. También se debe a factores ambientales como el uso excesivo del flúor en el agua, las enfermedades de diversos tipos que pueden afectar tu dentadura, traumas o golpes en la niñez, etc. Aquí te enumeramos cinco razones detalladas sobre este procedimiento.

 

 

También te va a interesar: Cómo saber qué es lo mejor para un diseño de sonrisa más adecuado a mi rostro

 

 

1. Te ayuda mucho a mejorar tu autoestima

 

Este es el principal beneficio y objetivo de este tratamiento: la satisfacción de sentir, de tener y lucir unos dientes más blancos. En todo momento, cuando te relacionas con otras persona, o simplemente al tomarte un selfie, te sentirás mucho mejor al mostrar tu mejor sonrisa, al igual que tu estado de ánimo y confianza personal crecerán significativamente.

 

2. Es un proceso completamente personalizado

 

Algunos pacientes pueden presentar hipersensibilidad en sus dientes, también se llegan a observar reacciones alérgicas o irritaciones. Por estas razones, y mediante un análisis previo, se te realiza una planificación con más detalle, para que después del procedimiento no se presenten molestias y la apariencia de tus dientes sea aún más natural y llene todas tus expectativas.

 

3. No es invasivo, no causa dolor y es inmediato

 

El tratamiento es exclusivo para el esmalte dental y no se tocan ni la raíz, ni las encías. En la primera visita ya podrás ver los resultados notables en tu sonrisa. No es un procedimiento costoso, pero es completamente eficaz, seguro, confiable y durable, ya que todo depende de una limpieza adecuada y de que mantengas muy buenos hábitos en la alimentación.

 

 

Por qué los dientes se decoloran

 

4. Sin efectos secundarios ni contraindicaciones

 

Claro, esto se garantiza solo si la técnica es realizada por un profesional con experiencia. Muchas personas tratan de hacerse este procedimiento mediante métodos caseros o con remedios que se venden sin fórmula médica, los cuales no son muy seguros. Estos pueden no ser muy adecuados para tus dientes y ocasionar hipersensibilidad dental, ya que desgastan el esmalte dental.

 

5. Se complementan con otros procedimientos dentales

 

Se ha comprobado que la técnica de las carillas dentales se integra fácilmente con el blanqueamiento de tus dientes. Consiste en el diseño de unas delgadas láminas de porcelana, las cuales cubren pequeños imperfectos estéticos en la parte frontal de tus dientes. Estas carillas son muy resistentes y pueden durar entre 10 a 15 años, todo depende de los cuidados que tengas en la buena limpieza, en la alimentación y en el trabajo profesional de tu odontólogo.

Las personas se preocupan cada vez más por su apariencia y salud. El cuidado de dientes no es la excepción. Por lo general, el procedimiento del blanqueo tiene muy buenos resultados, pero es importante que te lo hagas con un odontólogo especialista.

 

¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

 

Hoy en día es normal escuchar sobre los problemas que el tabaco puede ocasionar en tu salud y la manera tan grave en que te afecta, en especial si llevas bastante tiempo consumiéndolo. Pero, realmente, ¿sabes qué tanto puede afectar a tus dientes el tabaquismo?

Principales problemas causados por fumar

Lo cierto es que son muchos los problemas que el tabaco te puede causar. Estos recaen en daños que te dificultan el cuidado de tu boca, como el blanqueamiento dental, la higiene o incluso una ortodoncia. Estos son los principales.

Problemas de periodontitis causados por el tabaco

Uno de los daños más comunes en la boca causados por fumar es la periodontitis. Esto es debido a un efecto vasoconstrictor provocado por el tabaco, el cual termina alterando el riego sanguíneo normal en las encías, por lo que se deja de obtener oxígeno y los nutrientes que nuestra boca necesita.

Precisamente por estos síntomas es común que, aunque tus encías se encuentren muy inflamadas, no puedan sangrar. Por lo mismo, en este tipo de casos resulta mucho más complicado poder detectar a tiempo si tienes gingivitis y, a su vez, tratarte para evitar una periodoncia.

Placa bacteriana y aumento de caries

Otro de los efectos negativos del tabaco en nuestra boca es la disminución de secreción salivar, la cual es necesaria para poder neutralizar la placa bacteriana. Debido a esto, aumentan las probabilidades de que tus dientes acumulen una mayor cantidad de sarro, además de que al estar debilitadas nuestras defensas las caries comienzan a aparecer.

 

Principales problemas causados por fumar

 

En estos casos, la agresividad de las caries resulta mucho mayor debido al consumo de tabaco y, por lo mismo, es muy común que se llegue a necesitar una endodoncia.

Manchas en los dientes

Sin duda alguna, las manchas en los dientes suelen ser algo desagradable para cualquiera. Y no solo es por la manera en la que se ven, sino también porque favorecen la aparición de sarro y, con él, la de caries que pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud.

Las manchas en los dientes son causadas por el consumo de la nicotina y el alquitrán que contiene el tabaco. Por lo mismo, es importante que tomes en cuenta que aunque te puedas realizar un blanqueamiento, será necesario que el dentista haga una evaluación para analizar qué tan dañada se encuentra tu boca.

 

También te va a interesar: Blanqueamiento dental: ¿cómo se lleva a cabo?

 

Problemas con implantes dentales

Según indican estudios realizados por Oral B, es más posible que un implante dental fracase en los pacientes fumadores que en los no fumadores. Esto es por varios factores.

Uno de los principales es que, si fumas, presentas un mayor aumento de pérdida del soporte óseo, necesario para realizar y mantener los implantes. Aunque la pérdida de soporte óseo se presente en toda la boca, hay un aumento considerable en la zona del maxilar superior.

Es común que la tasa de éxito de colocación de implantes dentales sea muy baja en las personas fumadoras. Por ese motivo es común ver casos en los que los implantes dentales terminan perdiéndose o siendo retirados al no ser capaces de integrarse correctamente.

Problemas de halitosis

La halitosis o mal aliento se trata de un problema causado por las modificaciones que causa el tabaco en la saliva que se encuentra sobre la flora microbiana bucal. Este problema puede tener una mayor presencia si el paciente también tiene enfermedad periodontal.

Y tú, ¿ya te revisaste?

Estos problemas, la halitosis, las manchas, la periodontitis o los problemas con los implantes que hemos visto, son los que provocan que una gran cantidad de fumadores acabe visitando al dentista. El tabaquismo es muy perjudicial para ti en aspectos de lo más variado, y también se nota en tus dientes.

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

 

Una sonrisa es la carta de presentación de cualquier persona ante el mundo. Lucir una dentadura limpia y blanca es quizá una de las mayores metas estéticas de cualquier persona. Por ello no es de extrañar que actualmente las personas busquen métodos y técnicas que ayuden a tener una sonrisa más elegante  y bella, de la mano con un proceso práctico e indoloro. Dicho proceso es el blanqueamiento dental por fotoactivación.

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

El blanqueamiento dental por fotoactivación, es el método más empleado en la actualidad por odontólogos, y a largo plazo, es el que mejores y más duraderos resultados llega a presentar. Este se logra con la utilización de un gel blanqueador como el peróxido de carbamida o de hidrógeno. Este se coloca a través de una férula adaptada a la arcada dental y se activa a través de la aplicación de la fuente luminosa (LED, láser o ultravioleta).

Antes de que esto ocurra, se coloca un protector de encías para evitar el contacto directo entre el gel blanqueador con el tejido blando (encías, lengua y paladar) y así evitar pequeñas quemaduras.

La sustancia blanqueadora se aplica sobre la cara externa de los dientes y sobre ella se enciende la fuente luminosa fría durante aproximadamente 60 minutos, logrando una reducción de entre 4 y 10 tonos. El láser es mucho más efectivo, sí, pero provoca mayor hipersensibilidad dental que la luz LED y sus efectos se desaparecen con el tiempo, por lo que es más conveniente optar por la segunda opción.

Indicaciones y contraindicaciones

En ciertos casos para obtener mejores resultados no basta con una sola sesión, pues es posible que algunos pacientes necesiten de otras sesiones para cambiar el color natural del diente. El color del diente que se quiera debe ser evaluado y avalado por el médico, ya que es él quien conoce qué es lo más conveniente para cada paciente, y lo que no cause efectos a largo plazo que puedan atentar contra su salud.

 

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

 

Es de recalcar que aunque este procedimiento sea indoloro, en días posteriores se puede experimentar una sensibilidad muy aguda en los dientes, por lo que cuidar la alimentación y la temperatura de esta se vuelve un arduo trabajo. Así mismo con las bebidas, ya sean jugos, café o gaseosas, se deben evitar, ya que debido a su coloración pueden llegar a dañar el trabajo que se ha llevado a cabo con el blanqueamiento. Por ello se recomienda beber solamente agua en días posteriores, así se evita el riesgo de las manchas.

Para mejores resultados estéticos el blanqueamiento que realiza el odontólogo debe ir acompañado por la férula elaborada por el dentista, adaptada a la boca del paciente para el blanqueamiento en casa. Esta se usa varias horas al día o durante la noche por dos semanas, aunque en promedio es suficiente con utilizarlas durante 30 minutos al día durante cinco o seis días, ambas funcionan.

El blanqueamiento dental debe realizarse una vez al año, dado que en todo este proceso nuestros dientes sufren cierto desgaste. Es importante siempre consultar con expertos el tiempo óptimo entre cada blanqueamiento, dado que por muy efectivos que resulten, el esmalte y calcio de nuestros dientes se puede llegar a deteriorar, y en lugar de encontrar una solución a un problema, estaremos creando otros nuevos.

De igual forma, seguir al pie de la letra las instrucciones de nuestro odontólogo, es vital, pues así garantizaremos el resultado que tanto deseamos.

Lucir una sonrisa pulcra y radiante no solo tiene su pilar en un blanqueamiento dental, es un fin al cual se llega realizando diversas actividades día con día, y que por muy pequeñas que parezcan, llegan a tener un impacto lo suficientemente significativo en nuestros dientes.

Tipos de endodoncia

Tipos de endodoncia

Como es bien sabido, la endodoncia es un tratamiento que consiste en la extracción de la pulpa necrosada de un diente para ser reemplazada con un empaste especializado capaz de prevenir la evolución del deterioro de la pieza y garantizar que no continúe afectando al bienestar del paciente.

 

 

Te puede interesar: ¿Cómo se lleva a cabo una endodoncia?

 

 

Por lo general, este tipo de intervención odontológica es llevada a cabo en casos puntuales como, por ejemplo, caries demasiado avanzadas, traumatismos, abrasión, erosión y desgaste del diente por roces con otros dientes.

 

Grosso modo, podemos decir que un tratamiento de conductos se lleva a cabo en cinco sencillos pasos:

  1. Primero se debe realizar una pequeña apertura sobre la superficie del diente a tratar.
  2. Luego, a través de la apertura, se extrae toda la pulpa del diente y se realiza una limpieza en la cámara pulpar para preparar el área.
  3. Con un material endodóntico especializado, se hace un relleno del canal radicular.
  4. Una vez los conductos están preparados, se complementa el relleno de la corona dental con un material resistente.
  5. Por último, el especialista lleva a cabo el sellado y moldeado del diente para que éste retome su forma original.

 

Sin embargo, teniendo en cuenta la gran variedad de posibles afecciones que puede padecer un diente, en la actualidad nos encontramos con diferentes tipos de endodoncia. Por tal motivo, a continuación, hablaremos de cada uno de ellos:

 

Endodoncia unirradicular

Consiste en aquellos tratamientos que son llevados a cabo en piezas que cuentan con un único conducto radicular. Esto quiere decir que es aquella que es efectuada en los incisivos centrales y los caninos superiores e inferiores. Asimismo, este tipo de endodoncia también es realizada en los primeros y segundos premolares inferiores.

 

Endodoncia birradicular

En este caso, las endodoncias birradiculares son aquellas que se encargan de tratar dientes con dos conductos radiculares como algunos de los molares inferiores y los segundos premolares superiores que, aunque solo cuentan con una raíz, es común que tengan dos canales radiculares.

 

Endodoncia multirradicular

Finalmente, este tipo de endodoncia es aquel que se realiza sobre dientes con más de dos conductos radiculares. Esto sucede más que todo en los molares superiores, los cuales presentan dos canales en su raíz mesial, donde pueden localizarse un total de cuatro conductos radiculares.

 

Los expertos afirman que existen variaciones anatómicas entre pacientes, de modo que es fundamental llevar a cabo un estudio cuidadoso de la estructura dentomaxilar de la persona antes de proceder. Por lo que nuevamente es evidente la importancia de contar con el apoyo de un centro odontológico de calidad.

 

En cualquier caso, la endodoncia es una de las especialidades odontológicas más importantes hoy en día, ya que previenen daños mayores que puedan comprometer el tejido gingival y óseo, así como mayores malestares y complicaciones en la salud del paciente.

 

Sin embargo, cabe añadir que un paciente que se ha sometido a un tratamiento de endodoncia debe mantener una agenda de consultas con su especialista de confianza para corroborar la evolución de la pieza tratada, ya que al ser un diente cuyo nervio ha sido extraído, es posible que contraiga otros daños sin que la persona pueda notarlo.

 

Entonces, si llegas a experimentar sensaciones tales como palpitaciones, dolor al morder e hipersensibilidad frente al calor y el frío, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un centro odontológico calificado para iniciar tu tratamiento de endodoncia cuanto antes.

Frutas para blanquear los dientes

Frutas para blanquear los dientes

Aunque nuestra sonrisa constituye un importante punto en nuestras relaciones sociales, es fundamental ser conscientes de que la salud de nuestros dientes y del resto del entorno bucal en general son un aspecto que no debe ser tomado a la ligera. Teniendo esto en cuenta, especialistas de todo el mundo han estudiado y diseñado diferentes métodos para ayudarnos a gozar de un bienestar más duradero como la ortodoncia, las prótesis, las rutinas de limpieza o el blanqueamiento dental y demás tratamientos.

 

Te puede interesar: Conoce la preparación para un blanqueamiento dental

 

Sin embargo, una de las recomendaciones más frecuentes gira entorno a la alimentación y los efectos benéficos que ésta tiene sobre nuestros dientes. De hecho, más allá de la importancia del consumo de alimentos ricos en calcio que aportan nutrientes a nuestros dientes y los refuerzan, también es posible mantener una sonrisa reluciente gracias a ciertas frutas. Es por esto que, a continuación, hablaremos de algunas de las frutas más útiles para mantener nuestros dientes limpios.

Fresas

Las fresas son populares gracias a su elevado contenido de antioxidantes, ácido málico y vitamina C, lo cual significa que es un compuesto ideal para blanquear los dientes. Lo que los especialistas recomiendan es consumir entre dos o tres fresas antes de cepillarse los dientes o, en su defecto, frotarlas directamente contra los dientes por cinco minutos. Posteriormente es necesario enjuagar la boca y retirar todas las semillas con la ayuda de la seda dental.

Banano

El banano, como muchas otras frutas, tienen importantes vitaminas acumuladas en la cáscara, por lo que algunos expertos aseguran que justo después del cepillado se puede frotar la parte interna de la cáscara del banano durante dos minutos, lo cual puede llegar a presentar efectos de blanqueamiento dental luego de unas cuantas semanas.

Manzanas

Entre las frutas más populares para mantener una dentadura en perfecto estado, la manzana tiende a sobresalir, ya que además de todas sus propiedades, se trata de una fruta que posee una textura fibrosa.

Esto quiere decir que, además de ayudarnos a pulir los dientes, eliminar el mal aliento e incrementar la salivación, también son una excelente alternativa para retirar la placa bacteriana acumulada en la base de los dientes. Adicionalmente, cabe mencionar que las manzanas son ricas en ácido málico, el cual es un compuesto recurrente en productos para el blanqueamiento dental.

Uvas

Otra fruta rica en ácido málico; la uva es uno de los alimentos más recomendados para aquellos que desean eliminar manchas en la superficie dental o reducir unas cuantas tonalidades. Se recomienda consumir un racimo diario, pues además de sus aportes a la flora intestinal y al color de nuestros dientes, las uvas contienen gran cantidad de antioxidantes que previenen inflamaciones e infecciones en la boca.

Naranjas

Además de ser otra fruta que posee propiedades benéficas en la parte interna de la cáscara como el banano, las naranjas son una fruta baja en grasa y fuente importante de fibra pectina. Esto hace que más allá de sus ventajas digestivas, la naranja cause una importante salivación que ayuda a eliminar el sarro y promover el blanqueamiento dental natural.

Ahora que conoces las excelentes propiedades de estas frutas y lo buenas que pueden llegar a ser para nuestros dientes, es recomendable incluirlas en tu dieta regularmente, de modo que puedas disfrutar de una sonrisa saludable, reluciente y sana sin temor a perder alguna de tus piezas dentales con el paso de los años.

No obstante, pese a las ventajas de consumir estas frutas, es importante no dejar de lado las consultas periódicas con un dentista de confianza, quien pueda detectar cualquier anomalía y tratarla de manera oportuna con el fin de evitar infecciones o malformaciones futuras.

Tipos de blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos más utilizados en la odontología estética, ya que se encarga de aclarar el diente, así como también se utiliza para eliminar manchas superficiales que desmejoran la sonrisa. No obstante, para sorpresa de muchos, existen diferentes tipos de blanqueamiento dental, los cuales se utilizan según las necesidades, el perfil y la preferencia del paciente. Así que, para no darle más vueltas al asunto, conozcamos los diferentes tipos de blanqueamiento dental.

 

Blanqueamiento dental en clínica

Tal vez la alternativa más atractiva, consiste en el estudio de nuestros dientes en un centro especializado, donde evalúan las características de las capas dentales y estipulan un plan de trabajo. Por lo general, este tipo de blanqueamientos tiende a necesitar retoques al cabo de un año, ya que es considerado lo más saludable para el diente.

El blanqueamiento dental especializado e se lleva a cabo únicamente en centros avalados, de modo que es recomendable siempre verificar cuán confiable es la clínica donde te someterás al tratamiento.

Normalmente, el proceso inicia con el aislamiento de los tejidos con el fin de evitar perjudicar encías, mejillas, labios y lengua. Luego se aplica gel blanqueador sobre los dientes y se expone a una luz fría (láser o LED) cuyo objetivo es activar las propiedades del gel y permitir el acceso de partículas de oxígeno a las capas principales del diente, retirando cualquier rastro de oscurecimiento o manchado.

Este tratamiento tiende a durar entre 10 a 20 minutos y una hora, de modo que es llevado de una a tres sesiones, excepto en aquellos casos donde el caso es demasiado grave.

 

Blanqueamiento dental casero

Una alternativa un poco más económica consiste en la adquisición de pastas de dientes blanqueadoras, geles especiales y férulas. Este tratamiento se trata de llevar una rutina cuidadosa de cepillado con la pasta de dientes, y el uso de las férulas recubiertas del gel blanqueador para promover la eliminación de manchas y blanquear los dientes periódicamente.

Claro está que se trata de un procedimiento que requiere del compromiso del paciente, pues los resultados pueden aparecer luego de tres meses.

 

Blanqueamiento dental mixto

Cuando se trata de dentaduras demasiado amarillas, los especialistas recomiendan un blanqueamiento dental mixto, en el cual se implementan los mejores elementos tanto del blanqueamiento en clínica como del casero.

Es decir, además del blanqueamiento obtenido a través de la activación de las propiedades del gel blanqueador expuesto a la luz fría en la clínica, el paciente tendrá que hacer uso de férulas con gel blanqueador durante su cotidianidad. Este es un tratamiento intensivo, de modo que no se pueden pasar por alto las indicaciones del odontólogo.

 

Blanqueamiento dental interno

Este tipo de blanqueamiento dental es aplicado especialmente para aquellas personas que se han sometido a una endodoncia anteriormente, ya que en algunos casos la falta de vitalidad del diente puede causar necrosis y, lógicamente, oscurecimiento en toda la pieza.

Para llevar a cabo un blanqueamiento dental interno, es necesario hacer una pequeña cavidad en la superficie del diente, por donde se introduce un material especial que blanquea el diente gradualmente. Sin embargo, este es un tratamiento que requiere cierto tiempo, por lo que es necesario asistir a varias sesiones.

 

Te puede interesar: ¿Cómo quitar la sensibilidad después de un blanqueamiento dental?

 

En cualquier caso, la clave de un blanqueamiento dental está en el cuidado que le da el paciente, por lo que se recomienda dejar de fumar, consumir bebidas carbonatadas y oscuras (vino, té negro, café, etc.), así como reducir alimentos con elevado contenido colorante, como la remolacha y las golosinas.

Conoce la preparación para un blanqueamiento dental

Blanqueamiento dental para dientes con endodoncia

Con el creciente interés por los procedimientos estéticos, es apenas obvio que el blanqueamiento dental se haya convertido en uno de los procedimientos odontológicos más populares actualmente.

 

Te puede interesar: ¿Cómo quitar la sensibilidad después de un blanqueamiento dental?

 

Cuando hablamos de un blanqueamiento dental, en la mayoría de los casos nos referimos al procedimiento externo mediante el cual se promueve el acceso de partículas de peróxido de hidrogeno a las capas superficiales del diente, lo cual elimina las manchas o el oscurecimiento dental, y restaura el blanco de la sonrisa.

Para obtener los resultados adecuados, un blanqueamiento dental debe seguir los siguientes pasos:

  1. En primera instancia, los tejidos blandos debes ser aislados por medio de un separador bucal, y posteriormente se realiza un pulido con la ayuda del cepillo de profilaxis.
  2. Para evitar que el gel de blanqueamiento dental entre en contacto con el tejido blando, se coloca un protector en las encías.
  3. Una vez se han aislado los tejidos contiguos, se aplica el gel de blanqueamiento sobre la cara externa de los dientes (cara vestibular).
  4. Mediante la exposición a la fuente de luz (LED, láser o ultravioleta) se activan las propiedades del gel, abriendo los poros de la dentina y permitiendo el acceso de de peróxido de hidrogeno en el diente.
  5. El proceso de repite entre 2 o 3 veces hasta que se obtengan los resultados deseados (tono y eliminación de manchas).

No obstante, el éxito de un blanqueamiento dental está sujeto a otras variables, entre las cuales se destaca la preparación para el proceso. Por tal motivo, a continuación, hablaremos sobre cómo debes prepararte si deseas un blanqueamiento satisfactorio.

Diagnóstico

Antes de iniciar con todo el proceso, como es natural, debes agendar una consulta con un especialista que te dé todas las recomendaciones e indicaciones (y posibles contraindicaciones) de un blanqueamiento dental, de modo que conozcas si eres – o no – candidato apto para el tratamiento.

Por lo general, el blanqueamiento no debe ser llevado a cabo en pacientes en estado de embarazo ni en menores de edad, sin embargo, también existen otras condiciones que imposibilitan el progreso.

A su vez, el odontólogo suele enviar una serie de exámenes o pruebas para determinar el estado de los dientes del paciente y su salud, con el fin de corroborar su aptitud.

 

Eliminación de imperfecciones

Si se ha determinado que la persona es apta para el tratamiento, se continúa con éste.

Para que un blanqueamiento dental sea completamente efectivo es indispensable trabajar en un entorno completamente adecuado, de modo que cualquier anomalía que afecte la dentadura del paciente debe ser eliminada.

En esta etapa se procede a eliminar la presencia de placa bacteriana acumulada y caries, así como a reparar piezas fisuradas.

Limpieza bucal

Cuando los dientes han sido sanados, se procede a hacer una limpieza de cualquier imperfección superficial, como pueden ser manchas extrínsecas y demás causadas por hábitos. Durante esta etapa se busca disponer al entorno completamente, con lo que se hace una limpieza profunda en los dientes, así como en el tejido blando circundante.

Cuidado con lo que consumes

Para preparar a tus dientes, los especialistas recomiendan que se suspenda el consumo de enjuagues y pastas desensibilizantes a base de nitrato potásico y flúor, ya que dichos compuestos pueden llegar a tener un efecto negativo en los resultados del blanqueamiento dental.

En este orden de ideas, también se aconseja evitar las bebidas carbonatadas, ya que estas contienen flúor.

Mantén una buena higiene y buenos hábitos

Recuerda que, como es lógico, mantener una buena higiene es fundamental para cualquier procedimiento dental, por lo que es recomendable cepillar tres veces al día con cepillo de cerdas blandas y sin utilizar compuestos abrasivos. Asimismo, hábitos como el tabaquismo deben ser suspendidos, ya que éstos arruinarían completamente los resultados del blanqueamiento dental.

Mitos y verdades sobre los implantes dentales

Los implantes dentales se han convertido en una de las soluciones más acertadas a la hora de la restitución de dientes perdidos o extraídos por diferentes motivos. Éstos elementos, como es bien sabido, son piezas sintéticas que se fijan al hueso maxilar del paciente y que, con el paso de un breve periodo de recuperación, es completamente factible que la persona recupere la funcionalidad y la estética de su sonrisa de modo natural.

Sin embargo, al tratarse de un procedimiento relativamente novedoso, son muchas las partes que en medio del desconocimiento lanzan especulaciones que perjudican la reputación de los implantes dentales. Ello sucede, principalmente, por el temor a que otros tratamientos más tradicionales se vean opacados por las bondades de este novedoso procedimiento.

 

Te puede interesar: ¿Los implantes dentales duran para toda la vida?

 

Por tal motivo, a continuación te presentamos algunos mitos que deben ser desmentidos alrededor de los tratamientos odontológicos de implantación dental.

 

No se necesita una intervención quirúrgica

Aunque en una reducida porción de los casos es posible llevar a cabo la colocación de implantes dentales sin realizar incisiones, por lo general es necesario intervenir los tejidos del paciente.

En la mayoría de los procedimientos es necesario realizar un corte sobre el tejido blando (encía) y acceder hasta el hueso, donde se utilizan tornos especializados para crear la cavidad donde se ha de fijar el implante dental.

 

Es una solución exclusiva para adultos mayores

Uno de los mitos más populares está en asumir que los implantes dentales son únicamente utilizados en pacientes mayores. De hecho, éstos son una excelente alternativa para restituir la estética y la funcionalidad en la mordida de una comunidad.

Sin embargo, es claro que hay ciertas excepciones que deben ser tratadas de modo especial, como son los pacientes que padecen de condiciones cardíacas o diabetes, quienes deben ser evaluados y tratados para que su enfermedad no afecte el proceso de colocación y adaptación a los implantes.

De igual modo, los implantes son aconsejados únicamente en pacientes cuyo desarrollo dentomaxilofacial ha culminado; es decir, en personas mayores a los 18 años aproximadamente.

 

Es posible que el organismo rechace al implante dental

Uno de los puntos que más preocupa a quienes necesitan utilizar un implante, es el temor por el “rechazo” a éste. No obstante, no existe ningún caso donde el cuerpo haya demostrado alguna reacción inmunitaria que perjudique el acondicionamiento con el implante, pues éstos están fabricados en materiales biocompatibles como el titanio, los cuales no representan ninguna amenaza ante los tejidos con los que tene contacto.

En algunos casos se confunden situaciones como un mal procedimiento quirúrgico, una higiene insuficiente o problemas puntuales de la fabricación del implante, pero núnca se trata de un rechazo inmunitario.

 

Los implantes se distinguen a simple vista

Otro aspecto que genera desconfianza alrededor del tema de los implantes dentales, es que algunas personas creen que éstos contrastan con el resto de la dentadura. Cabe decir que esto es completamente falso, pues además de estar fabricados especialmente para restaurar la funcionalidad en la mordida, también están diseñados para que no generen discrepancia estética en la sonrisa.

La mayoría de centros especializados, incluso, diseñan las coronas del implante basándose en elementos como color, tamaño y forma del resto de los dientes del paciente para que éste se vea completamente natural.

 

Los implantes nos hacen más propensos a la periodontitis

Otro mito que también debe ser desmentido, es que los implantes dentales producen mayor riesgo de padecer inflamaciones en los tejidos blandos contiguos. Por lo general estas inflamaciones tienen lugar por diferentes factores, como heridas, hábitos como el tabaquismo, una higiene bucal precaria, bacterias, etc., pero ello es completamente ajeno al uso de los implantes dentales.

Claro está que un paciente con implantes debe mantener una rutina de limpieza impecable, así como asistir regularmente al dentista para revisar la evolución de éstos. Pero ello es algo que cualquier paciente debe tener en su agenda, así no cuente con implantes entre su dentadura.

¿Cómo quitar la sensibilidad después de un blanqueamiento dental?

¿Cómo quitar la sensibilidad después de un blanqueamiento dental?

Cerca del 80% de las personas que se han realizado un blanqueamiento dental profesional pueden llegar a sufrir de sensibilidad tras el procedimiento, pues los ingredientes usados y el proceso puede afectar a muchos, especialmente a quienes tienen una predisposición ante la sensibilidad.

La agresión que sufre el esmalte de los dientes o la posible exposición de la dentina, durante el blanqueamiento dental, puede ser la principal causa para padecer dolor. Sin embargo, la sensibilidad dental tiende a ser momentánea y a disminuir con el paso del tiempo.

Con el fin de ayudarte a aliviar estas molestias, en 14-85 Dental Spa nos hemos tomado el tiempo para compartirte algunos consejos y tips que pueden llegar a ser de gran utilidad si llegas a sufrir de sensibilidad después de realizarte un blanqueamiento dental. Algunos de estos consejos se deben seguir, incluso, desde días antes de iniciar el blanqueamiento, pues son medidas preventivas que reforzarán el estado de tu sonrisa y fortalecerán tus dientes, otros de los consejos deben seguirse al terminar el procedimiento y/o durante días después hasta que la sensibilidad desaparezca.

Estos son algunos de los tips para atenuar la sensibilidad después de un blanqueamiento dental:

  • Días antes de realizarte el blanqueamiento, al menos 2 semanas antes, es ideal que laves tus dientes, 3 veces al día, con crema de dientes especial para tratar la sensibilidad. Esto ayudará a eliminar las señales de dolor y a proteger los dientes de posibles estímulos que van desde la superficie hasta la parte interna del diente.
  • El cepillo de dientes que uses debe ser de filamentos suaves, así evitarás irritar las encías.
  • Además de la crema de dientes desensibilizante, puedes aplicar un gel que cuente con las mismas propiedades. Este producto debe ser frotado sobre la superficie del diente con un trozo de algodón, y debes dejarlo allí durante el tiempo recomendado por cada producto, después enjuaga tu boca con agua a temperatura ambiente.
  • Después del tratamiento, si el dolor es muy fuerte, toma calmantes para el dolor, recomendados por el profesional a cargo. Si tomas estos medicamentos antes de realizarte el blanqueamiento, también podrá hacer un efecto relajante y no sentirás sensibilidad inmediatamente después del procedimiento.
  • Evita consumir bebidas o alimentos muy calientes o muy fríos, especialmente durante las siguientes 24 a 48 horas. Esto es ideal independientemente de si sientes, o no, dolor.
  • Evita el consumo de productos ácidos, esto podrá irritar las encías y terminaciones nerviosas que se encuentran en recuperación.
  • Bajo recomendación del dentista, es adecuado el uso de productos con flúor, ya que su propósito es recuperar el mineral de los dientes.
  • Masticar chicle sin azúcar, una vez terminado el blanqueamiento dental, reduce la sensibilidad de los dientes.
  • No usar palillos ni usar los dientes para cortar o abrir empaques, el esfuerzo podrá hacer que la sensibilidad aumente.

 

Es recomendable que cada uno de estos consejos se sigan bajo indicación del especialista encargado de hacer el blanqueamiento dental, además, si la sensibilidad persiste, debes asistir a controles para tratar el tema a tiempo, pues de lo contrario el dolor puede agrandar el problema y afectar a la higiene dental, produciendo caries y enfermedad periodontal.

Si estás pensando en realizarte un tratamiento para blanquear los dientes no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estamos dispuestos a brindarte toda la información que desees sobre este y otros temas.