5 aspectos que debes conocer sobre el blanqueamiento dental

Nuestra sonrisa es la más directa reacción de felicidad. Con ella, nos comunicamos con los demás. Por eso queremos que nuestra dentadura se vea siempre muy bien. Conoce aquí los cinco aspectos más importantes del blanqueamiento dental, con el que recuperarás la claridad y brillantez de tus dientes y tu sonrisa.

5 claves sobre el blanqueamiento en dientes

El blanqueamiento propiamente

El paso de los años, el consumo de ciertos alimentos y bebidas, fumar, y hasta accidentes, pueden oscurecer el tono natural de la dentadura. Bebidas como el café, o refrescos y gaseosas de cola, provocan una tonalidad amarillenta. Un accidente que afecte la irrigación sanguínea del diente puede también causar una coloración oscura.

Recuperar el tono original de los dientes y la estética de una dentadura clara y sana es posible de manera mucho más rápida y segura, gracias a este procedimiento de odontología estética. El tratamiento es completamente personalizado y no invasivo, mejora la autoestima, proyecta una imagen de gran cuidado personal y brinda resultados inmediatos sin dolor.

Guía profesional

Como en toda intervención, debes acudir a un servicio de odontología profesional. Los especialistas te brindarán la orientación que sea necesaria, te explicarán en detalle el procedimiento e informarán qué acciones deberán realizarse de manera previa, si son necesarias.

Por ejemplo, se evaluará si procedimientos anteriores, como resinas o amalgamas, deben restaurarse. Hay que señalar que el proceso aplica únicamente para dientes naturales.

Además, es esencial tener encías sanas. Deficiencias en la higiene bucal pueden causar inflamaciones y enrojecimiento. De allí que sea muy importante la higiene, con cepillado después de las comidas, el uso de seda y la revisión periódica de nuestros dientes. En general, esta técnica odontológica no se practica en mujeres en embarazo ni en menores de edad.

Una buena orientación odontológica también te guiará para que los resultados puedan mantenerse más tiempo. Todo con un único propósito: lograr una plena salud oral, de la que una sonrisa perfecta forma parte fundamental.

También te va a interesar: ¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

De qué se trata

El procedimiento emplea hoy tecnología láser, LED o ultravioleta, con mayor rapidez y eficiencia. En la mayoría de los casos, son suficientes dos sesiones de diez minutos cada una con pocos días de diferencia entre una y otra. Incluso, cabe la posibilidad, según el caso, de alcanzar los resultados esperados en una única sesión.

En cambio, en el pasado eran necesarias hasta cuatro sesiones de media hora cada una. El proceso produce menos sensibilidad en el diente, penetra las capas exteriores y se pueden remover las manchas dentro de este. Todo es absolutamente seguro y se toman las precauciones necesarias para evitar cualquier afectación en la boca. Por si algo nos faltara, no daña los dientes porque no hay corrosión en el esmalte, no hay afectaciones en los tejidos blandos y no hay dolor.

Los días siguientes

Luego de la intervención, se produce una mayor sensibilidad que disminuye con el paso de los días, y que depende en gran medida de las condiciones de cada persona.

Deben procurarse ciertos cuidados con la temperatura y calidad de los alimentos. No tomar bebidas oscuras. Se recomienda solo beber agua y, desde luego, no someter la dentadura a esfuerzos mayores, como abrir bolsas.

Cuidados permanentes

Para asegurar los resultados es importante:

  • Mantener una correcta higiene oral y realizar una limpieza dental periódica.
  • Reducir la ingesta de bebidas oscuras y de frutos rojos.
  • Si quieres dejar de fumar, es el momento.

Con una adecuada guía y tratamiento profesional y los cuidados necesarios, tendrás la seguridad de obtener una dentadura sana y brillante, de manera permanente, para tu sonrisa.

Frutas que ayudan al blanqueamiento de tus dientes

Una sonrisa radiante y bonita es la mejor carta de presentación de una persona en todos los ámbitos sociales. Los dientes blancos dan una apariencia de aseo y de pulcritud, por eso la estética de tu sonrisa es algo en lo que debes invertir.

Ciertos alimentos van mejor que otros para blanquear los dientes

 El consumo continuo de algunos alimentos, bebidas como el café, el té, los refrescos, el vino tinto, y hábitos como fumar perjudican la apariencia de nuestros dientes, tornándolos amarillentos y creando la apariencia de suciedad, a pesar de que hagamos un buen lavado de los mismos.

Cuando consumimos uno de estos productos, la mayoría de las veces no vamos corriendo a lavar nuestra dentadura para eliminar los residuos que la pueden manchar. Y ahí es donde se inicia la formación de ese tono amarillo que tanto nos molesta.

Nadie quiere ver en el espejo una sonrisa manchada, por eso el blanqueamiento dental es una solución muy usada hoy día. Aunque este es un remedio contra la dentadura amarilla, no es el único. Sabemos que hay alimentos que ayudan a nuestra salud dental y a evitar la coloración por las manchas superficiales en los dientes.

Además de los tratamientos para eliminar la coloración, ¿sabías que las manchas dentales pueden ser tratadas con productos de nuestra cocina? De manera económica y efectiva puedes lograr una sonrisa de lujo. La naturaleza aporta varios elementos que nos ayudarán con este propósito, entre estos están las frutas.

También te va a interesar: ¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Frutas que ayudan a blanquear los dientes

 Las frutas contienen ingredientes que ayudan a la limpieza de los dientes, mayormente las frutas cítricas, por su alto contenido de vitamina C. Esto no solo se limita a las frutas, también hay verduras y frutos secos que ayudan a prevenir problemas orales.

  1. Las fresas

 Son excelentes para limpiar la placa y las manchas de tus dientes, ya que contienen ácido málico y vitamina C. Además, contienen xilitol, un edulcorante natural que protege el esmalte dental.

  1. La banana 

Más específicamente, su cáscara, pues esta contiene ácido salicílico, que ayuda a combatir el sarro, y ácido cítrico, que actúa como un aclarante natural.

  1. Las manzanas 

También contienen ácido málico. Este producto es usado por los dentistas para los procedimientos de limpieza de la placa y las manchas, para así dejar tus dientes más blancos.

  1. Las uvas 

Tienen un alto contenido de ácido málico, por lo que si las consumes con frecuencia notarás una disminución en las manchas de tus dientes.

  1. La naranja 

Puesto que contiene pectina, ayuda a la salivación, lo que a su vez es beneficioso para la limpieza de tus dientes. Además, contiene vitamina C, la cual también ayuda en este proceso.

  1. El limón 

Esta fruta tiene un efecto blanqueador maravilloso, pero deberás usarlo con precaución, ya que es agresivo con el esmalte dental. Por eso, para usarlo lo puedes mezclar con otro producto. Así evitarás los daños sin dejar de obtener los beneficios. Ejemplo: solo usa unas gotas con un poco de bicarbonato.

El consumo continuo de estas frutas mantendrá tu boca más limpia y, en consecuencia, con menos manchas en los dientes. Pero ten en cuenta que no se debe obviar el aseo regular, el uso de seda dental y la visita al dentista para limpiezas profundas. Recuerda que la salud oral no es solo una dentadura brillante, hay otros problemas que no se deben olvidar.

La salud en general es un tema al que le debemos prestar atención todos los días. Si llevamos una alimentación sana en la que se incluyan frutas y verduras, y eliminamos los alimentos que dañan nuestro organismo, podremos mantener cada parte de nuestro cuerpo sana y fuerte, incluida nuestra dentadura.

Alimentos que te ayudarán a mantener tu blanqueamiento dental

Seguramente llegaste a tu tratamiento para blanquear los dientes con mucha ansiedad y deseos de lucir rápidamente una nueva y deslumbrante sonrisa, sin embargo, es importante saber que lo que comas en las 48 horas siguientes al tratamiento es crucial. Como dicen los odontólogos: “si puede manchar una camisa blanca, puede manchar los dientes”.

Por lo anterior a continuación, te diremos qué puedes comer y qué no para mantener tus dientes blancos más tiempo.

Cuidados posteriores al blanqueamiento 

Un tratamiento de blanqueamiento dental, si bien es seguro, necesita varios cuidados posteriores para obtener un resultado óptimo. Probablemente se necesiten varias sesiones hasta alcanzar el mejor color para tus dientes sin dañar el esmalte dental, ya que en este procedimiento se utilizan sustancias químicas de efecto blanqueador como el peróxido de hidrógeno. La luz, calor o láser, que a veces también se utilizan, no blanquean, sino que aumentan la potencia del elemento blanqueador.

Después del procedimiento, los dientes son más sensibles a las manchas, ya que temporalmente puede quedar expuesta la capa de dentina.

Los cuidados adecuados para las primeras 48 horas pueden incluir:

  • Control profesional cada tres días.
  • Enjuague sin flúor durante el tratamiento y enjuague con flúor para utilizar posteriormente.
  • Dieta.

Pero, como bien lo señala la Sociedad Colombiana de Odontología Estética, lo único que puede mantener un buen color son la dieta y los hábitos de higiene dental.

Alimentos favorables para el blanqueamiento 

Tu odontólogo te indicará los pasos a seguir después del blanqueamiento. Te recomendamos respetarlos estrictamente y, si ha indicado una dieta blanca, cumplirla al pie de la letra. ¡No querrás arruinar lo que tanto esfuerzo te costó conseguir!

Alimentos permitidos 

  • Pollo sin piel.
  • Pescado.
  • Arroz blanco.
  • Pastas blancas.
  • Queso blanco.
  • Cebolla.
  • Coliflor
  • Claras de huevo.
  • Patatas peladas.
  • Pan blanco.
  • Plátanos.
  • Yogur blanco “light“.
  • Bebidas: agua con o sin gas, agua tónica, limonada, leche descremada, alcohol transparente, vino blanco.

Alimentos prohibidos

  • Café, té, gaseosas oscuras.
  • Salsa de soja.
  • Chocolate.
  • Vino tinto.
  • Frutos rojos.
  • Aceto balsámico.
  • Salsa de tomate.
  • Cerveza negra.
  • Jugos de frutas (debido a la acidez).

También te va a interesar: ¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Menú para mantener el blanqueamiento

 Como habrás podido observar, no se trata de una dieta muy difícil de cumplir. Debe ser muy estricta durante las primeras 48 horas, pero la limitación de consumo de los alimentos prohibidos debe mantenerse el mayor tiempo posible.

Procura tener en casa todo lo necesario para seguir la dieta correctamente. Si accidentalmente los ingieres durante ese lapso crucial, procura cepillarte los dientes cuanto antes con un dentífrico de color blanco y no utilices enjuague bucal.

Analiza estas sugerencias que, además de mantener el color, te ayudarán a sentirte mejor si el tratamiento ha provocado irritación o inflamación de las encías o mayor sensibilidad de los dientes:

  • Desayuno: Revuelto de claras de huevo, yogur natural con cereales, jugo de manzana, rebanadas de pan con queso blanco.
  • Colación: Galletas, plátanos, manzana, pera.
  • Almuerzo: Arroz con vegetales o pastas con salsa de crema, sándwiches de queso blanco, sopa de arroz. De postre una fruta fresca como pera o manzana.
  • Cena: Pescado o pollo al vapor con vegetales, pizza con salsa de crema; de postre, una manzana asada o una banana.

Disfruta tu sonrisa

 El blanqueamiento tiene una duración de dos a cuatro años. Después de un año pueden realizarse sesiones de mantenimiento. Es un tratamiento seguro que tiene resultados sorprendentes, aumentando la autoestima y el bienestar de los pacientes muy rápidamente.

Si bien la dieta blanca debe ser estricta durante las primeras 48 horas, es conveniente extenderla el mayor tiempo posible, ya que el color necesita varios días para estabilizarse. Hazlo así y disfrutarás una saludable y blanca sonrisa por mucho tiempo.

¿Por qué hacerte un blanqueamiento dental?

Nuestra sonrisa es nuestra carta de presentación y más aún cuando puedes lucir unos dientes blancos; sin embargo, con el paso de los años y los hábitos que vamos adaptando, como la ingesta de bebidas con cafeína, gaseosas, vino tinto o inclusive fumar, tus dientes pueden empezar a cambiar su color natural y es ahí cuando ves necesario hacerte un blanqueamiento dental. Ahora bien, ¿cómo precisar dichas razones? A continuación te lo mostraremos, toma nota.

Bondades de los blanqueamientos dentales

  1. Eleva tu autoestima

Saber que cuentas con una sonrisa hermosa y unos dientes blancos te da la seguridad de sonreír naturalmente y esto te ayudará a elevar tu autoestima y confianza, mejorando en gran manera tu estado de ánimo y actitud. Eso es algo que se trasmite.

  1. Complementa tu sonrisa

De nada sirve que tengas una sonrisa hermosa, pero que no cause la reacción esperada en las personas que la observan. Sin embargo, con un buen blanqueamiento lograrás causar una buena impresión en los demás y lucirás una sonrisa aún más hermosa.

  1. Efectos inmediatos

A diferencia de otros tratamientos odontológicos, que tardan varias sesiones para empezar a ver los resultados, en este caso desde la primera sesión verás cómo cambia en gran manera el aspecto de tus dientes, mejorando hasta varios tonos el color de estos, lo que te va a hacer sentir muy satisfecho con el tratamiento.

  1. Tratamiento personalizado

Cada paciente tiene necesidades diferentes. Por eso, según el nivel de blanqueamiento que tú necesites, se realizará primeramente un estudio para determinar el tratamiento adecuado y así elegir el que se ajuste al color de tus dientes. También se debe tener en cuenta cómo deseas que queden tus dientes.

  1. Duración del blanqueamiento

Estos son tratamientos tan seguros y efectivos que, si son realizados por un experto, el resultado del blanqueamiento puede durar hasta por ocho años. Claro está, para que sea así, debes ayudarte con una buena higiene dental y seguir las recomendaciones que tu odontólogo te dé, pues de seguro no quieres que ese gran tratamiento se arruine.

También te va a interesar: ¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

  1. Tratamiento sencillo e indoloro

El saber que te vas a realizar un procedimiento dental quizás te dé un poco de temor, pues probablemente piensas que dolerá mucho. Sin embargo, en este tratamiento no es así, pues es uno de los procedimientos más seguros y eficaces, aunque cabe mencionar que en algunos pacientes puede presentarse sensibilidad.

Cuando esto pasa, no es algo que dure para siempre, sencillamente es un efecto secundario que es reversible y poco a poco irá desapareciendo, para que finalmente puedas disfrutar del resultado del blanqueamiento.

  1. Es un tratamiento que se puede combinar con otros tratamientos

Es necesario en el caso de muchos tratamientos, esperar a terminarlos para poder iniciar otro. En este caso, un blanqueamiento, ya que es un tratamiento totalmente compatible con otros bucodentales, como en el caso de las carillas dentales, se ajusta a tus necesidades.

Ya conociendo los beneficios que te ofrece este procedimiento y viendo que es muy sencillo para poder aclarar el color de tus dientes en gran manera, eliminando todas esas partículas que han alterado el color original, estás más que preparado para tomar una decisión.

Como última recomendación, acude siempre a los expertos para tener una mejor asesoría y para que el resultado de tu blanqueamiento sea el esperado, pues tu salud dental no se deja en manos de cualquiera.

¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Un blanqueamiento dental es un tratamiento estético que elimina las manchas o coloración de los dientes. Sus efectos pueden durar unos 4 años, pero dependiendo de tu caso, si sabes cuidar tus dientes adecuadamente, puedes hacerlo durar incluso más.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

En la mayoría de los casos, las manchas de los dientes y coloración dental son causados por hábitos incorrectos en el pasado. Intenta corregirlos ahora que ya has tenido tu tratamiento de blanqueamiento y no volverás a experimentar esos desagradables síntomas.

 

1. Higiene bucal adecuada

Esto significa cepillarse los dientes tras cada comida y también tras las bebidas que contengan azúcar (en este caso no necesitarás limpiarlos con tanta intensidad). Cepíllatelos especialmente por la mañana y por la noche, ya que durante el sueño nuestros dientes están más desprotegidos. Tampoco olvides el hilo dental, y el enjuague dental, si es necesario.

Usa también los productos dentales adecuados para ti. Estos pueden ser pasta de dientes con efecto blanqueador o no serlo, ya que en algunos casos el problema no está causado por la coloración, sino por la actuación de las bacterias, como la placa o sarro, o erosión de las bacterias en forma de manchas en tus dientes. Consulta a tu dentista para saber qué productos son más adecuados para ti.

 

2. No fumes

El mejor momento para dejar de fumar es después del blanqueamiento. No nos referimos a fumar menos, lo mejor es dejarlo del todo, ya que además de manchar los dientes debilita el sistema inmunitario y tiene muchos otros efectos perjudiciales en tu salud dental y general.

 

También te va a interesar: ¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

 

3. Limita el consumo de alimentos que manchan los dientes

Estos son los frutos rojos, vino tinto, café, chocolate, colorantes (azafrán, pimentón rojo, etc) o salsas de colores fuertes, como la de curry o de soja.

No significa que dejes de consumirlos, solo debes limitar su consumo y cepillarte correctamente los dientes poco después de haberlos consumido.

 

4. Tratamiento de limpieza dental

Especialmente si tienes tendencia a tener sarro o presentar placa dental. Tu dentista indicará cuál es la frecuencia más adecuada de someterte a una limpieza dental, que normalmente se efectúa una vez al año.

Además, la limpieza dental periódica te ayudará a evitar caries, gingivitis y otros problemas de salud bucodental; siendo un tratamiento mucho más económico que luego someterse a costosos tratamientos para remediar estos problemas.

 

5. Mantenimiento

Si ves que las manchas o coloración vuelven a aparecer, existen sesiones de mantenimiento en el dentista. Pregunta en tu clínica por las opciones. Son tratamientos más sencillos y económicos que el blanqueamiento y, según el caso, pueden ser más recomendables.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

6. Algunos trucos caseros

Aunque no está demostrado que siempre funcionen, puedes probar alguno de ellos para blanquear zonas de los dientes con manchas:

 

  • Aceite de coco: después de lavarte los dientes, enjuágate la boca con una cucharada de aceite de coco durante 5 minutos.
  • Vinagre de manzana: utilízalo con cuidado, ya que puede dañar el esmalte dental. Pon un poco de vinagre de manzana en el cepillo de dientes, date una pasada y después cepíllate los dientes normalmente con una pasta rica en flúor.
  • Bicarbonato de sodio: añade agua a una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio hasta formar una pasta como la pasta de dientes. Cepíllate los dientes con ella con movimientos ascendentes y descendentes. No hagas esto más de dos veces al mes, ya que es muy agresivo con el esmalte dental.

 

En conclusión…

Recomendamos seguir estos consejos en el orden expuesto. Solo así mantendrás una salud bucal adecuada y, además, una excelente apariencia de tus dientes. No olvides que la prevención es mucho mejor que un posterior tratamiento más incómodo y costos.

 

5 razones para realizarte un blanqueamiento dental

5 razones para realizarte un blanqueamiento dental

 

La técnica del blanqueamiento dental es un trabajo profesional que consiste en el proceso de limpieza profunda de cada diente, mediante el retiro gradual y progresivo de pequeñas partículas oscuras que se albergan en su interior y que provocan el cambio del color en el esmalte dental.

 

¿Por qué los dientes se decoloran?

 

Nuestras costumbres diarias influyen bastante en ello; por ejemplo, tomar té, café, vino tinto o tener el mal hábito de fumar o masticar el tabaco. Otras razones pueden ser la higiene no adecuada, la edad avanzada, por la que, con el paso del tiempo, la capa exterior del esmalte se va deteriorando lentamente y causa una coloración amarillenta en la dentina o el material que está debajo del esmalte.

Otro factor puede ser la genética, ya que en algunas personas se puede observar un esmalte más grueso o más brillante que en otras. También se debe a factores ambientales como el uso excesivo del flúor en el agua, las enfermedades de diversos tipos que pueden afectar tu dentadura, traumas o golpes en la niñez, etc. Aquí te enumeramos cinco razones detalladas sobre este procedimiento.

 

 

También te va a interesar: Cómo saber qué es lo mejor para un diseño de sonrisa más adecuado a mi rostro

 

 

1. Te ayuda mucho a mejorar tu autoestima

 

Este es el principal beneficio y objetivo de este tratamiento: la satisfacción de sentir, de tener y lucir unos dientes más blancos. En todo momento, cuando te relacionas con otras persona, o simplemente al tomarte un selfie, te sentirás mucho mejor al mostrar tu mejor sonrisa, al igual que tu estado de ánimo y confianza personal crecerán significativamente.

 

2. Es un proceso completamente personalizado

 

Algunos pacientes pueden presentar hipersensibilidad en sus dientes, también se llegan a observar reacciones alérgicas o irritaciones. Por estas razones, y mediante un análisis previo, se te realiza una planificación con más detalle, para que después del procedimiento no se presenten molestias y la apariencia de tus dientes sea aún más natural y llene todas tus expectativas.

 

3. No es invasivo, no causa dolor y es inmediato

 

El tratamiento es exclusivo para el esmalte dental y no se tocan ni la raíz, ni las encías. En la primera visita ya podrás ver los resultados notables en tu sonrisa. No es un procedimiento costoso, pero es completamente eficaz, seguro, confiable y durable, ya que todo depende de una limpieza adecuada y de que mantengas muy buenos hábitos en la alimentación.

 

 

Por qué los dientes se decoloran

 

4. Sin efectos secundarios ni contraindicaciones

 

Claro, esto se garantiza solo si la técnica es realizada por un profesional con experiencia. Muchas personas tratan de hacerse este procedimiento mediante métodos caseros o con remedios que se venden sin fórmula médica, los cuales no son muy seguros. Estos pueden no ser muy adecuados para tus dientes y ocasionar hipersensibilidad dental, ya que desgastan el esmalte dental.

 

5. Se complementan con otros procedimientos dentales

 

Se ha comprobado que la técnica de las carillas dentales se integra fácilmente con el blanqueamiento de tus dientes. Consiste en el diseño de unas delgadas láminas de porcelana, las cuales cubren pequeños imperfectos estéticos en la parte frontal de tus dientes. Estas carillas son muy resistentes y pueden durar entre 10 a 15 años, todo depende de los cuidados que tengas en la buena limpieza, en la alimentación y en el trabajo profesional de tu odontólogo.

Las personas se preocupan cada vez más por su apariencia y salud. El cuidado de dientes no es la excepción. Por lo general, el procedimiento del blanqueo tiene muy buenos resultados, pero es importante que te lo hagas con un odontólogo especialista.

 

¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

 

Hoy en día es normal escuchar sobre los problemas que el tabaco puede ocasionar en tu salud y la manera tan grave en que te afecta, en especial si llevas bastante tiempo consumiéndolo. Pero, realmente, ¿sabes qué tanto puede afectar a tus dientes el tabaquismo?

Principales problemas causados por fumar

Lo cierto es que son muchos los problemas que el tabaco te puede causar. Estos recaen en daños que te dificultan el cuidado de tu boca, como el blanqueamiento dental, la higiene o incluso una ortodoncia. Estos son los principales.

Problemas de periodontitis causados por el tabaco

Uno de los daños más comunes en la boca causados por fumar es la periodontitis. Esto es debido a un efecto vasoconstrictor provocado por el tabaco, el cual termina alterando el riego sanguíneo normal en las encías, por lo que se deja de obtener oxígeno y los nutrientes que nuestra boca necesita.

Precisamente por estos síntomas es común que, aunque tus encías se encuentren muy inflamadas, no puedan sangrar. Por lo mismo, en este tipo de casos resulta mucho más complicado poder detectar a tiempo si tienes gingivitis y, a su vez, tratarte para evitar una periodoncia.

Placa bacteriana y aumento de caries

Otro de los efectos negativos del tabaco en nuestra boca es la disminución de secreción salivar, la cual es necesaria para poder neutralizar la placa bacteriana. Debido a esto, aumentan las probabilidades de que tus dientes acumulen una mayor cantidad de sarro, además de que al estar debilitadas nuestras defensas las caries comienzan a aparecer.

 

Principales problemas causados por fumar

 

En estos casos, la agresividad de las caries resulta mucho mayor debido al consumo de tabaco y, por lo mismo, es muy común que se llegue a necesitar una endodoncia.

Manchas en los dientes

Sin duda alguna, las manchas en los dientes suelen ser algo desagradable para cualquiera. Y no solo es por la manera en la que se ven, sino también porque favorecen la aparición de sarro y, con él, la de caries que pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud.

Las manchas en los dientes son causadas por el consumo de la nicotina y el alquitrán que contiene el tabaco. Por lo mismo, es importante que tomes en cuenta que aunque te puedas realizar un blanqueamiento, será necesario que el dentista haga una evaluación para analizar qué tan dañada se encuentra tu boca.

 

También te va a interesar: Blanqueamiento dental: ¿cómo se lleva a cabo?

 

Problemas con implantes dentales

Según indican estudios realizados por Oral B, es más posible que un implante dental fracase en los pacientes fumadores que en los no fumadores. Esto es por varios factores.

Uno de los principales es que, si fumas, presentas un mayor aumento de pérdida del soporte óseo, necesario para realizar y mantener los implantes. Aunque la pérdida de soporte óseo se presente en toda la boca, hay un aumento considerable en la zona del maxilar superior.

Es común que la tasa de éxito de colocación de implantes dentales sea muy baja en las personas fumadoras. Por ese motivo es común ver casos en los que los implantes dentales terminan perdiéndose o siendo retirados al no ser capaces de integrarse correctamente.

Problemas de halitosis

La halitosis o mal aliento se trata de un problema causado por las modificaciones que causa el tabaco en la saliva que se encuentra sobre la flora microbiana bucal. Este problema puede tener una mayor presencia si el paciente también tiene enfermedad periodontal.

Y tú, ¿ya te revisaste?

Estos problemas, la halitosis, las manchas, la periodontitis o los problemas con los implantes que hemos visto, son los que provocan que una gran cantidad de fumadores acabe visitando al dentista. El tabaquismo es muy perjudicial para ti en aspectos de lo más variado, y también se nota en tus dientes.

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

 

Una sonrisa es la carta de presentación de cualquier persona ante el mundo. Lucir una dentadura limpia y blanca es quizá una de las mayores metas estéticas de cualquier persona. Por ello no es de extrañar que actualmente las personas busquen métodos y técnicas que ayuden a tener una sonrisa más elegante  y bella, de la mano con un proceso práctico e indoloro. Dicho proceso es el blanqueamiento dental por fotoactivación.

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

El blanqueamiento dental por fotoactivación, es el método más empleado en la actualidad por odontólogos, y a largo plazo, es el que mejores y más duraderos resultados llega a presentar. Este se logra con la utilización de un gel blanqueador como el peróxido de carbamida o de hidrógeno. Este se coloca a través de una férula adaptada a la arcada dental y se activa a través de la aplicación de la fuente luminosa (LED, láser o ultravioleta).

Antes de que esto ocurra, se coloca un protector de encías para evitar el contacto directo entre el gel blanqueador con el tejido blando (encías, lengua y paladar) y así evitar pequeñas quemaduras.

La sustancia blanqueadora se aplica sobre la cara externa de los dientes y sobre ella se enciende la fuente luminosa fría durante aproximadamente 60 minutos, logrando una reducción de entre 4 y 10 tonos. El láser es mucho más efectivo, sí, pero provoca mayor hipersensibilidad dental que la luz LED y sus efectos se desaparecen con el tiempo, por lo que es más conveniente optar por la segunda opción.

Indicaciones y contraindicaciones

En ciertos casos para obtener mejores resultados no basta con una sola sesión, pues es posible que algunos pacientes necesiten de otras sesiones para cambiar el color natural del diente. El color del diente que se quiera debe ser evaluado y avalado por el médico, ya que es él quien conoce qué es lo más conveniente para cada paciente, y lo que no cause efectos a largo plazo que puedan atentar contra su salud.

 

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

 

Es de recalcar que aunque este procedimiento sea indoloro, en días posteriores se puede experimentar una sensibilidad muy aguda en los dientes, por lo que cuidar la alimentación y la temperatura de esta se vuelve un arduo trabajo. Así mismo con las bebidas, ya sean jugos, café o gaseosas, se deben evitar, ya que debido a su coloración pueden llegar a dañar el trabajo que se ha llevado a cabo con el blanqueamiento. Por ello se recomienda beber solamente agua en días posteriores, así se evita el riesgo de las manchas.

Para mejores resultados estéticos el blanqueamiento que realiza el odontólogo debe ir acompañado por la férula elaborada por el dentista, adaptada a la boca del paciente para el blanqueamiento en casa. Esta se usa varias horas al día o durante la noche por dos semanas, aunque en promedio es suficiente con utilizarlas durante 30 minutos al día durante cinco o seis días, ambas funcionan.

El blanqueamiento dental debe realizarse una vez al año, dado que en todo este proceso nuestros dientes sufren cierto desgaste. Es importante siempre consultar con expertos el tiempo óptimo entre cada blanqueamiento, dado que por muy efectivos que resulten, el esmalte y calcio de nuestros dientes se puede llegar a deteriorar, y en lugar de encontrar una solución a un problema, estaremos creando otros nuevos.

De igual forma, seguir al pie de la letra las instrucciones de nuestro odontólogo, es vital, pues así garantizaremos el resultado que tanto deseamos.

Lucir una sonrisa pulcra y radiante no solo tiene su pilar en un blanqueamiento dental, es un fin al cual se llega realizando diversas actividades día con día, y que por muy pequeñas que parezcan, llegan a tener un impacto lo suficientemente significativo en nuestros dientes.

Tipos de endodoncia

Tipos de endodoncia

Como es bien sabido, la endodoncia es un tratamiento que consiste en la extracción de la pulpa necrosada de un diente para ser reemplazada con un empaste especializado capaz de prevenir la evolución del deterioro de la pieza y garantizar que no continúe afectando al bienestar del paciente.

 

 

Te puede interesar: ¿Cómo se lleva a cabo una endodoncia?

 

 

Por lo general, este tipo de intervención odontológica es llevada a cabo en casos puntuales como, por ejemplo, caries demasiado avanzadas, traumatismos, abrasión, erosión y desgaste del diente por roces con otros dientes.

 

Grosso modo, podemos decir que un tratamiento de conductos se lleva a cabo en cinco sencillos pasos:

  1. Primero se debe realizar una pequeña apertura sobre la superficie del diente a tratar.
  2. Luego, a través de la apertura, se extrae toda la pulpa del diente y se realiza una limpieza en la cámara pulpar para preparar el área.
  3. Con un material endodóntico especializado, se hace un relleno del canal radicular.
  4. Una vez los conductos están preparados, se complementa el relleno de la corona dental con un material resistente.
  5. Por último, el especialista lleva a cabo el sellado y moldeado del diente para que éste retome su forma original.

 

Sin embargo, teniendo en cuenta la gran variedad de posibles afecciones que puede padecer un diente, en la actualidad nos encontramos con diferentes tipos de endodoncia. Por tal motivo, a continuación, hablaremos de cada uno de ellos:

 

Endodoncia unirradicular

Consiste en aquellos tratamientos que son llevados a cabo en piezas que cuentan con un único conducto radicular. Esto quiere decir que es aquella que es efectuada en los incisivos centrales y los caninos superiores e inferiores. Asimismo, este tipo de endodoncia también es realizada en los primeros y segundos premolares inferiores.

 

Endodoncia birradicular

En este caso, las endodoncias birradiculares son aquellas que se encargan de tratar dientes con dos conductos radiculares como algunos de los molares inferiores y los segundos premolares superiores que, aunque solo cuentan con una raíz, es común que tengan dos canales radiculares.

 

Endodoncia multirradicular

Finalmente, este tipo de endodoncia es aquel que se realiza sobre dientes con más de dos conductos radiculares. Esto sucede más que todo en los molares superiores, los cuales presentan dos canales en su raíz mesial, donde pueden localizarse un total de cuatro conductos radiculares.

 

Los expertos afirman que existen variaciones anatómicas entre pacientes, de modo que es fundamental llevar a cabo un estudio cuidadoso de la estructura dentomaxilar de la persona antes de proceder. Por lo que nuevamente es evidente la importancia de contar con el apoyo de un centro odontológico de calidad.

 

En cualquier caso, la endodoncia es una de las especialidades odontológicas más importantes hoy en día, ya que previenen daños mayores que puedan comprometer el tejido gingival y óseo, así como mayores malestares y complicaciones en la salud del paciente.

 

Sin embargo, cabe añadir que un paciente que se ha sometido a un tratamiento de endodoncia debe mantener una agenda de consultas con su especialista de confianza para corroborar la evolución de la pieza tratada, ya que al ser un diente cuyo nervio ha sido extraído, es posible que contraiga otros daños sin que la persona pueda notarlo.

 

Entonces, si llegas a experimentar sensaciones tales como palpitaciones, dolor al morder e hipersensibilidad frente al calor y el frío, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un centro odontológico calificado para iniciar tu tratamiento de endodoncia cuanto antes.

Frutas para blanquear los dientes

Frutas para blanquear los dientes

Aunque nuestra sonrisa constituye un importante punto en nuestras relaciones sociales, es fundamental ser conscientes de que la salud de nuestros dientes y del resto del entorno bucal en general son un aspecto que no debe ser tomado a la ligera. Teniendo esto en cuenta, especialistas de todo el mundo han estudiado y diseñado diferentes métodos para ayudarnos a gozar de un bienestar más duradero como la ortodoncia, las prótesis, las rutinas de limpieza o el blanqueamiento dental y demás tratamientos.

 

Te puede interesar: Conoce la preparación para un blanqueamiento dental

 

Sin embargo, una de las recomendaciones más frecuentes gira entorno a la alimentación y los efectos benéficos que ésta tiene sobre nuestros dientes. De hecho, más allá de la importancia del consumo de alimentos ricos en calcio que aportan nutrientes a nuestros dientes y los refuerzan, también es posible mantener una sonrisa reluciente gracias a ciertas frutas. Es por esto que, a continuación, hablaremos de algunas de las frutas más útiles para mantener nuestros dientes limpios.

Fresas

Las fresas son populares gracias a su elevado contenido de antioxidantes, ácido málico y vitamina C, lo cual significa que es un compuesto ideal para blanquear los dientes. Lo que los especialistas recomiendan es consumir entre dos o tres fresas antes de cepillarse los dientes o, en su defecto, frotarlas directamente contra los dientes por cinco minutos. Posteriormente es necesario enjuagar la boca y retirar todas las semillas con la ayuda de la seda dental.

Banano

El banano, como muchas otras frutas, tienen importantes vitaminas acumuladas en la cáscara, por lo que algunos expertos aseguran que justo después del cepillado se puede frotar la parte interna de la cáscara del banano durante dos minutos, lo cual puede llegar a presentar efectos de blanqueamiento dental luego de unas cuantas semanas.

Manzanas

Entre las frutas más populares para mantener una dentadura en perfecto estado, la manzana tiende a sobresalir, ya que además de todas sus propiedades, se trata de una fruta que posee una textura fibrosa.

Esto quiere decir que, además de ayudarnos a pulir los dientes, eliminar el mal aliento e incrementar la salivación, también son una excelente alternativa para retirar la placa bacteriana acumulada en la base de los dientes. Adicionalmente, cabe mencionar que las manzanas son ricas en ácido málico, el cual es un compuesto recurrente en productos para el blanqueamiento dental.

Uvas

Otra fruta rica en ácido málico; la uva es uno de los alimentos más recomendados para aquellos que desean eliminar manchas en la superficie dental o reducir unas cuantas tonalidades. Se recomienda consumir un racimo diario, pues además de sus aportes a la flora intestinal y al color de nuestros dientes, las uvas contienen gran cantidad de antioxidantes que previenen inflamaciones e infecciones en la boca.

Naranjas

Además de ser otra fruta que posee propiedades benéficas en la parte interna de la cáscara como el banano, las naranjas son una fruta baja en grasa y fuente importante de fibra pectina. Esto hace que más allá de sus ventajas digestivas, la naranja cause una importante salivación que ayuda a eliminar el sarro y promover el blanqueamiento dental natural.

Ahora que conoces las excelentes propiedades de estas frutas y lo buenas que pueden llegar a ser para nuestros dientes, es recomendable incluirlas en tu dieta regularmente, de modo que puedas disfrutar de una sonrisa saludable, reluciente y sana sin temor a perder alguna de tus piezas dentales con el paso de los años.

No obstante, pese a las ventajas de consumir estas frutas, es importante no dejar de lado las consultas periódicas con un dentista de confianza, quien pueda detectar cualquier anomalía y tratarla de manera oportuna con el fin de evitar infecciones o malformaciones futuras.