5 beneficios de realizarte una endodoncia

Años atrás, escuchar decir que la caries había alcanzado el nervio dental significaba que no había más remedio que extraer el diente. Sin embargo, hoy en día, y con el avance de la tecnología, existen tratamientos dentales que te permiten salvar tus dientes naturales, una noticia que seguramente te devuelve la tranquilidad.

¿En qué consiste la endodoncia y cuáles son sus bondades?

 Ese tratamiento salvador se conoce como endodoncia, un tratamiento odontológico que te permite conservar tus piezas dentales y es, por así decirlo, la última opción. Consiste en la limpieza y la eliminación de la infección por dentro del diente.

Después de este paso, se procede a rellenar el diente con un material biocompatible. Previo a este procedimiento ya te debieron haber realizado estudios como radiografías que le permiten al odontólogo ver la situación del diente, como si hay más de un nervio enfermo o el final de la raíz.

Todo esto con el fin de realizar un procedimiento correcto. Aunque no es un procedimiento doloroso, es realizado usando anestesia local. Este es un gran tratamiento para no perder nuestros dientes, pero esta no es la única bondad que te ofrece una endodoncia. Conozcamos 5 ventajas que el tratamiento nos trae.

  1. Eliminación completa de la infección del diente 

Las infecciones en su mayoría son causadas por microorganismos, los cuales son los causantes de infecciones que generan caries y otras afecciones como la halitosis, pero mediante este procedimiento estas infecciones se eliminan por completo.

  1. No sentirás dolor durante el proceso

Uno de los más grandes temores cuando sabes que te vas a someter a un tratamiento dental, es pensar que te va doler demasiado. No te preocupes. La endodoncia es un tratamiento que se realiza por lo general en una sesión y no vas a sentir dolor porque se realiza con anestesia local.

También te va a interesar: ¿Por qué y en qué casos recurrir a la endodoncia?

  1. Materiales compatibles

 Tu diente va a ser rellenado después de este procedimiento. Quizás esto genere dudas en ti, por no saber de qué va a ser rellenado, pero estos materiales son totalmente biocompatibles como lo es la gutapercha.

La biocompatibilidad te asegura que estos materiales actuarán de forma compatible con tu diente, lo que significa que tu organismo aceptará este nuevo material sin causarte complicaciones futuras para tu salud dental.

  1. Elimina el dolor agudo

 Si ya no aguantas ese dolor agudo en alguna pieza dental, que incluso ya no te deja dormir bien en las noches, la única solución definitiva es la realización de la endodoncia.

  1. Te evita tratamientos dentales más costosos

 La realización de una endodoncia, evita la movilidad y el desplazamiento de los dientes que se encuentran al lado del diente que se va a tratar, lo que por ende te evita que tengas que realizarte tratamientos dentales más costosos.

Estos son los 5 beneficios que trae el realizarte una endodoncia, pero no son los únicos beneficios que encontrarás. A manera de beneficio extra, te contamos que este tratamiento te ayuda a reponer las zonas de dientes que ya habían desaparecido, devolviéndole así la funcionalidad al diente.

Si te encuentras en Colombia, puedes acceder a los beneficios que trae la endodoncia en BogotáUn procedimiento que debe ser realizado por tu odontólogo de confianza y experto en el tema.

Así que, si estás pasando por una situación donde tu odontólogo te dice que tienes una caries profunda o que alguna infección dental ya ha atacado el nervio de tu diente, te animamos a que le preguntes a tu odontólogo por un tratamiento de endodoncia. Te asesorará al respecto.

Todo lo que necesitas saber sobre la endodoncia

La endodoncia es un procedimiento que se realiza para salvar un diente en vez de extraerlo, puede deberse a varias razones, como afectaciones por caries profundas,  trauma o golpes en los dientes o por necesidades de rehabilitación (coronas) y /o cuando se determina la muerte del nervio (necrosis pulpar- abscesos). Gracias a este tratamiento se puede conservar el diente y conservar la funcionalidad.

En resumidas palabras este tratamiento consiste en extraer el tejido pulpar (nervio) infectado o inflamado, realizando limpieza de los conductos y sellándolos con materiales biocompatibles, para que posteriormente el rehabilitador devuelva la armonía a tu boca.

¿Causas más frecuentes?

Existen diferentes razones por las que se debe practicar un tratamiento de conductos, ya que la pulpa dental puede llegar a inflamarse o incluso, a necrosar. Las causas más frecuentes son: la pérdida del tejido dental por caries, tratamientos restauradores que provoquen inflamación (como cortar la dentina), o el uso de materiales tóxicos que generen una lesión pulpar.

¿Cuando debes acudir a un endodoncista?

Si presentas dolor a cambios térmicos, es decir al estimulo con frio y calor para descartar caries que comprometan al nervio y hacer un diagnóstico diferencial con hipersensibilidad dentinal causada por retracción de la encía que se puede manejar esta ultima con crema para dientes sensibles y enjuague bucal.

Cuando sufras un golpe en tus dientes siempre debes consultar para iniciar un seguimiento al diente ya que podría necesitar un tratamiento de conductos dependiendo el tipo de trauma.

Cuando presentas un dolor agudo, palpitante, constante, debes asistir por urgencia para tratamiento.

Cuidados después del tratamiento

Una vez terminado el proceso, tendrás la pieza dental sensible por algunos días. En algunas ocasiones tu dentista podría recetarte antibióticos y antinflamatorios.

No olvides que, si tienes cualquier inquietud, lo recomendable es que le preguntes directamente a tu especialista. Tras realizar el procedimiento, deberás pedir una cita de seguimiento en la que tu odontólogo retirará el relleno provisional y lo reemplazará por una corona que protegerá tu diente contra agentes externos.

También te puede interesar Razones por las cuales es importante un blanqueamiento dental.

Recomendaciones después del procedimiento

Lo ideal después de este procedimiento, es que evites en lo posible el masticar con el diente afectado, esto ayudará a que no se llegue a fracturar porque quedará débil hasta que se haga la restauración por completo y así  darle tiempo de cicatrización al tratamiento.

Un aspecto importante que debes tener en cuenta es mantener una buena higiene dental, cepillando el área afectada después de cada comida y así evitar infecciones. Si experimentas dolor intenso o inflamación constante, deberás consultar a tu médico para conocer la evolución del tratamiento.

¿Por qué y en qué casos recurrir a la endodoncia?

Por qué y en qué casos, recurrir a la endodoncia

 

Es importante hacer un debido mantenimiento a tus dientes después de cada comida y antes de dormir para evitar alguna enfermedad o pérdida. ¿Cómo?, con una adecuada limpieza. Las piezas dentales están formadas por calcio, a su alrededor se forman bacterias que debes eliminar con el cepillado.

En condiciones normales, tu dentadura consta de 32 piezas: 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares (8 muelas más 4 muelas del juicio). Esto es es en la etapa adulta, en la primera infancia contamos con piezas temporales que más adelante son sustituidas por las permanentes y que llegarán a ser las 32 mencionadas.

Además de la facultad que te otorgan tus piezas dentales para triturar alimentos y mantener una buena digestión, dientes son muy importantes a la hora de expresarnos oralmente. Si llegaran a faltar piezas el cuerpo no las regeneraría naturalmente.

 

¿Qué es la endodoncia?

 

La endodoncia consiste en la extracción de la pulpa afectada, aplicando una técnica llamada obturación. El especialista o endodoncista sella tanto el conducto como la corona con un material especial restaurando la anatomía del diente. Si es tu caso, con este procedimiento ya no sentirás dolor porque el diente queda insensibilizado.

También es conocido como: tratamiento de conducto, tratamiento pulpar, eliminación del nervio o pulpectomía.

 

También te va a interesar: ¿Puede darle una clínica odontologica darle solución a tu problema de ronquido?

 

¿Cómo se realiza el procedimiento?

El endodoncista deberá realizar una exploración previa apoyado por una radiografía en la zona afectada para verificar las características del diente, tales como número de raíces, su forma, su curvatura y longitud, la integridad radicular y el estado del ápice. Una vez establecidas las condiciones procederá a practicarla:

  • a) Aplicar anestesia en la zona a trabajar.
  • b) Realizar un corte atravesando la dentina y el esmalte por donde explora las raíces.
  • c) Cuando llega a la pulpa (nervio) procede a extirpar.

La pulpa dental es un espacio hermético y rígido formada por nervios y vasos.

Si lo requieres y deseas puedes optar por coronas dentales, es decir, implantes. Aparte de cumplir un objetivo estético, protegen las superficies.

¿En qué casos se recomienda aplicarlo?

El tratamiento de conducto está indicado para la rotura de un diente o traumatismo, pulpitis, caries profundas y enfermedades de origen periodontal.

La pulpitis es la inflamación del nervio, si no te tratas con anterioridad aparece la necrosis, causa dolor e inestabilidad, así como también el diente toma un color gris.

La necrosis pulpar es cuando el nervio muere por causa de paro del riego sanguíneo. En algunos casos el especialista desecha la alternativa de la eliminación del nervio y ejecuta una exodoncia para retirar la pieza por las razones antes mencionadas.

 

¿Cuántas citas requiere el endodoncista para realizar el tratamiento?

 

¿Cuántas citas requiere el endodoncista para realizar el tratamiento?

Depende del caso, desde 1 a 3 veces. Si el especialista diagnostica una enfermedad grave o necrosis, te asignará el número de citas que le resulten necesarias. Es recomendable que asistas al odontólogo al menos una vez al año, con la finalidad de verificar el estado del diente endodonciado.

¿Cuál es el resultado?

Gracias a este procedimiento podrás conservar la pieza dental dañada, manteniendo hueso y encía en buenas condiciones, así como también la funcionalidad del diente como trituración, corte o desgarro de alimentos, tan importante para la adecuada alimentación.

¿Es necesario tomar medicamentos?

Esto dependerá del criterio del especialista, en algunos casos por el tipo de intervención se requiere de analgésicos para disminuir las molestias y un día de movimiento limitado para evitar inconvenientes.

Ahora ya los sabes, si sientes dolor en algún diente o inflamación alrededor de este, es recomendable que vayas a un odontólogo para que te remita a un endodoncista (si es necesario) y evitar así la pérdida de una pieza.

 

Endodoncia: ¿Cómo saber cuándo la necesitas?

Endodoncia: ¿Cómo saber cuándo la necesitas?

 

Más conocido como tratamiento de conducto, la endodoncia es un procedimiento que consiste en retirar parte o la totalidad del nervio o pulpa dental, del interior de la raíz del diente; remplazarlo por un material de relleno y sellar el conducto, para que la pieza continúe funcionando como de costumbre.

La pulpa contiene los nervios y los vasos sanguíneos de las raíces del diente, cada una de éstas es responsable de asegurar la pieza a las encías y al hueso que le corresponde.

Síntomas de alerta

La caries presente en un diente es, en la mayoría de las veces, la causa de la necesidad de realizar este tipo de tratamiento. Claro que eso depende de qué tan avanzada está; del tamaño y profundidad de la infección e inflamación, o si ya presenta una necrosis, es decir, si ya se han muerto las células y tejidos del nervio. Entre más cerca esté de la pulpa, más síntomas tendrá el paciente. Lo mismo ocurre con el grado o intensidad de dolor.

También debes tener en cuenta otros factores como traumatismos y roces entre los mismos dientes, los cuales podrían desencadenar esta clase de procedimiento, que requiere de mucha paciencia y precisión. Las siguientes son las señales a las que debes estar alerta: sin embargo, como todas las dolencias, los síntomas podrían diferir de una a otra persona.

 

Síntomas de alerta Endodoncia

 

  • Presencia de caries, como ya dijimos.
  • Incomodidad o molestia ligera, sin razón aparente.
  • Pequeños indicios de dolor, que aparecen repentinamente, en uno o varios dientes.
  • Dolor fuerte o agudo, que incapacita a la persona.
  • Aparición de abscesos, que son cavidades donde se acumula pus.
  • Fiebre.
  • Mal aliento.
  • Sensibilidad al frío o al calor.
  • Decoloración de algunas piezas.
  • Inflamación en la zona.
  • Recibir un golpe muy fuerte, ya que el nervio podría resultar afectado.
  • Cualquier tipo de lesión, aunque no produzca dolor.

Diagnóstico

Si llegas a presentar cualquiera de los síntomas anteriormente descritos o si tienes alguna duda, te sugerimos consultar al endodoncista, quien es el especialista adecuado para el diagnóstico y posterior tratamiento de los tejidos blandos del interior de las piezas dentales.

Tras su respectivo chequeo, el profesional de la salud te pedirá una radiografía del diente afectado para determinar la necesidad de proceder a remover el nervio.

No realizar esta clase de procedimiento o no practicarlo a tiempo expondría a la pieza dentaria a una infección, que causaría la formación de un absceso por la entrada de bacterias a la pulpa dental. Esto provocaría un daño alrededor del hueso y la posterior pérdida del diente.

 

Artículo relacionado: ¿Cuando se requiere una endodoncia?

 

Procedimiento

El especialista hará un pequeño orificio en el diente o utilizará el dejado por la caries y accederá al interior mediante los conductos radiculares. Luego procederá, en una o varias sesiones, a limpiar y sellar éstos para evitar que la infección se vuelva a presentar. Posteriormente, pasado unos días, podrá reconstruir la pieza de acuerdo con el diagnóstico que se haya realizado.

Hoy en día este tratamiento presenta escasas complicaciones o contraindicaciones, es prácticamente indoloro, pues la anestesia local que se aplica dura lo suficiente. Los síntomas postoperatorio son mínimos, tales como pequeñas molestias a la hora de morder o masticar los alimentos, debido a la inflamación de la zona que rodea el diente.

Solo en los pacientes que presenten una fractura vertical en la pieza dental o lesiones que imposibiliten su reconstrucción se debe contemplar otra alternativa de tratamiento.

En general los resultados de una endodoncia son óptimos y nos permiten preservar de manera natural nuestra dentadura; ten presente que de una correcta higiene bucal y de la visita periódica al odontólogo dependerá que tu salud dental perdure por mucho más tiempo.

¿La endodoncia y el tratamiento de conductos son lo mismo?

La endodoncia y el tratamiento de conductos son lo mismo

 

Aunque muchos tienden a confundirse y creer equivocadamente que la endodoncia y el tratamiento de conductos son procedimientos diferentes, es importante aclarar que se trata de una misma disciplina odontológica. No obstante, cabe aclarar de qué se trata dicho proceso.

Pues bien, conocemos como endodoncia a un procedimiento odontológico que se basa en la extracción del tejido interno (pulpa) de una pieza dental que presenta un importante grado de deterioro por fisuras, o que ha perdido la vitalidad por completo. Posteriormente, el diente es rellenado con resina y sellado, de modo que la afectación no progrese y no cause más daños.

 

 

Te puede interesar: ¿Cómo se lleva a cabo una endodoncia?

 

 

Para que un diente alcance tal nivel, el paciente tuvo que haber sufrido un trauma que haya destruido el tejido que conecta al diente con el resto del organismo. También puede darse por caries demasiado avanzadas, o fisuras causadas por el exceso de presión. En cualquier caso, si no es tratado de manera oportuna, el diente empezará a perder su color original, tornándose marrón o amarillento, debilitándose al punto de poderse resquebrajar y caerse, afectando piezas contiguas, y causando mal aliento, dolor e infecciones en la base del diente, lo que puede evolucionar hasta perjudicar el tejido blando y el hueso alveolar.

Lo que hace necesario un tratamiento de conductos, es que luego de ciertas complicaciones, las complicaciones pueden llegar a afectar la pulpa o los nervios del diente. Lamentablemente, la una vez se sufre de pulpitis (inflamación en el tejido interno del diente causado por infecciones), no hay marcha atrás, por lo que es obligatorio retirar la pulpa en su totalidad, así como los nervios que se encuentran en la parte más baja del diente. Es por esto que la endodoncia también es conocida como tratamiento de conductos.

 

¿Cómo se lleva a cabo un tratamiento de conductos?

¿Cómo se lleva a cabo un tratamiento de conductos?Una vez se han llevado a cabo los estudios pertinentes para determinar si el paciente necesita de una endodoncia, el especialista debe realizar una pequeña hendidura en la parte superior de la corona dental. A través de dicha abertura, se introducen pequeñas herramientas diseñadas para fraccionar y extraer la pulpa en su totalidad. Luego, cuando la cavidad está completamente vacía, se procede con un lavado interno que preparará el espacio para el sellado posterior. Finalmente, cuando el diente ha sido despojado de los nervios y la pulpa, el dentista rellena el diente con un material sintético (composite), luego lo sella y lo moldea de modo que el tratamiento sea imperceptible al ojo común.

Gracias a los avances de la ciencia, los especialistas en endodoncia han diseñado diferentes tratamientos según el tipo de diente, lo cual garantiza que no exista posibilidad alguna de errores. Los tipos de endodoncia son:

  • Endodoncia unirradicular: Son las endodoncias que se llevan a cabo en dientes que tienen un conducto radicular único, como es el caso de los incisivos centrales, los caninos superiores e inferiores, y en los dos primeros molares.
  • Endodoncia birradicular: Como es de suponerse, es el tratamiento de conductos en piezas con dos conductos radiculares, como algunos de los molares inferiores y los segundos premolares inferiores, los cuales, a pesar de tener una sola raíz, cuentan con dos canales en su interior.
  • Endodoncia multirradicular: Naturalmente, es el procedimiento de endodoncia para dientes con más de dos conductos radiculares. En este grupo podemos encontrar a los molares superiores, aunque cabe tener en cuenta que cada paciente tiene variaciones anatómicas que deben ser estudiadas.

Por último, es importante tener en cuenta que los resultados de la endodoncia pueden llegar a durar toda la vida, pero es crucial que el paciente mantenga una excelente higiene que garantice la duración y el bienestar de sus piezas restauradas.

¿Cómo se lleva a cabo una endodoncia?

Tipos de endodoncia

Nuestras piezas dentales son órganos anatómicos altamente fundamentales en nuestro día a día, pues además de cumplir una importante función estética en nuestra sonrisa, también son esenciales para nuestra alimentación. Sin embargo, asimismo son cuerpos bastante frágiles que merecen un cuidado profundo y constante pues, de no ser así, podemos llegar a padecer afectaciones que terminarán por acabar con la vitalidad del diente.

Afecciones como caries profundas, lesiones, traumatismos, erosión y desgaste que produce el roce de los dientes entre ellos, pueden llegar a causar pulpitis (inflamación del tejido interno del diente), causándole la muerte a la pieza. Cuando uno o varios de nuestros dientes presentan daños de tal magnitud que la pieza termine necrosada, inmediatamente éstos empezarán a perder su coloración natural, tornándose amarillos o marrones, e incluso llegando a caerse por completo.

Cuando un paciente presenta necrosis en una o varias piezas de su dentadura, el especialista opta por realizar una endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, el cual es catalogado como un procedimiento de limpieza profundo en el cual se elimina el tejido sin vida en el interior del diente y se reemplaza para evitar la decoloración y caída del diente.

Para comprender el proceso de una endodoncia, vamos a ver paso a paso el proceso de ésta:

  1. Consulta inicial

En primera instancia se lleva a cabo una anamnesis (preguntas guiadas), con el objeto de determinar correctamente los síntomas del paciente. Durante estas preguntas se identifica cómo se experimenta el dolor, dónde se localiza éste, la intensidad, detonantes y si es posible reducirlo aplicando frío.

Asimismo, se realizan radiografías cuyo enfoque es conocer el estado de las piezas afectadas y conocer su anatomía detalladamente, lo cual le permite al especialista planear adecuadamente el procedimiento de endodoncia a seguir.

  1. Anestesia

En caso de una endodoncia, el paciente recibirá anestesia local, la cual adormecerá la pieza (o piezas) a tratar y la zona alrededor y ello permitirá operar sin causar malestar en absoluto. Sin embargo, es fundamental que el paciente no tenga inflamaciones ni infecciones bucales a la hora de la endodoncia, o ello podría desmejorar el efecto de la anestesia.

En dado caso que haya presencia de infección o inflamación, se recetan antibióticos y antiinflamatorios para que se logre un correcto proceder.

  1. Apertura de la pieza

Con la ayuda de tornos especializados, se realiza una hendidura sobre la superficie de la corona dental, mediante la cual se expone el tejido interno del diente y se aísla del resto del organismo.

  1. Conductometría

Por medio de limas flexibles especiales, se remueve todo el tejido necrosado del interior de la pieza (pulpa) y, de igual modo, se retira por completo el nervio dental. Posteriormente, con las herramientas adecuadas se trabaja para que la cámara interna del diente quede completamente limpia y aséptica. Aparatos electrónicos de ultima tecnología. (Localizador apical y  sistema rotatorio para preparación de conductos.

  1. Obturación

Una vez el interior de la pieza está completamente esterilizado, se procede a rellenar la cavidad con un material totalmente biocompatible con el cuerpo humano (gutapercha)  y permite que el diente quede libre de infecciones y daños en el interior. Finalmente, cuando toda la cámara interna está rellenada, se obtura la corona, devolviéndole su aspecto natural.

  1. Cita de control

Se recomienda que, por lo menos durante unos dias, el paciente mantenga un control y seguimiento de la evolución de la pieza tratada con la asistencia del especialista. Éste no solo se encarga de llevar una observación superficial del diente para detectar variaciones cromáticas, sino que también apoya su observación con radiografías que evidencian cualquier afectación interna.

 

Te puede interesar: ¿Qué puedo comer después de una endodoncia?

 

No obstante, la endodoncia cuenta con un elevado índice de éxitos, por lo que suele ser un tratamiento recomendado y libre de riesgos, garante de la eliminación de afecciones causantes del oscurecimiento dental y la pérdida de piezas.

¿Qué puedo comer después de una endodoncia?

¿Qué puedo comer después de una endodoncia?

Una endodoncia es un procedimiento en el cual se retira el nervio dental, sin alcanzar a la extracción completa del diente, con el fin de limpiar los conductos de posibles infecciones; una vez es eliminado el nervio o pulpa del diente, este espacio se rellena con material biocompatible, luego se sella y se reintegra a su actividad normal.

A pesar de que es un procedimiento común, una endodoncia requiere de un cuidado especial con el fin de evitar inflamaciones y molestias que afecten tu cotidianidad. Por lo tanto, en 14-85 Dental Spa, nos hemos motivado a compartirte uno de los cuidados más importantes tras la realización de este procedimiento dental, el cuidado con la comida.

Justo después de realizarte una endodoncia puedes presentar molestias al masticar, esto es normal, pues la zona tratada tiene mayor sensibilidad que el resto de tu dentadura. Sin embargo, el dolor no tiende a ser muy fuerte ni debe afectarte, en caso tal es necesario que asistas a donde el especialista encargado de tu tratamiento para que revise el estado de la endodoncia.

También recomendamos que no mastiques por el lado del diente tratado, así disminuirá la posibilidad de sufrir algún tipo de fractura, pues el diente recién endodonciado está un poco más débil que los demás. Además, debes evitar ingerir alimentos duros o pegajosos, como chicle, pues estos podrán afectar el trabajo realizado durante la endodoncia, ya que el cemento puede caerse y permitir el paso de bacterias hacia la zona afectada.

Durante las 24 horas siguientes a la endodoncia, debes tener una dieta blanda, el hecho de masticar poco hará que el proceso de cicatrización no se vea perjudicado. Recuerda que la cicatrización completa puede demorar entre 1 y 2 semanas, tiempo que varía entre paciente y paciente.

Por otro lado, tras la endodoncia, puedes sufrir de sensibilidad dental, por lo tanto es ideal que no consumas alimentos muy fríos o muy calientes, esa es la manera adecuada para evitar las incomodidades y dolores que generan los cambios bruscos de temperatura.

No hay impedimentos adicionales sobre el tipo de alimentos que puedes consumir, lo importante es que evites afectar la cicatrización o el curado del cemento aplicado en el diente tratado. Además, para complementar tu proceso de curación, es ideal que tengas constancia con los demás cuidados que te dará tu especialista:

  • Asiste cumplidamente a tus citas de control.
  • Mantén una higiene oral adecuada, usa hilo dental a diario, teniendo especial cuidado con el diente tratado.
  • Lava tus dientes 3 veces al día, después de cada comida.
  • Usa enjuague bucal en cada lavado.
  • Durante los primeros días, toma los analgésicos y antibióticos recetados para mitigar las posibles molestias.
  • Evita el consumo de cigarrillo durante las siguientes 24 horas.

El 95% de las endodoncias resultan exitosas, sin embargo es necesario prestar atención ante posibles contratiempos, así se podrá actuar en el momento adecuado y visitar a tu especialista de confianza.

Si tienes inquietudes sobre la endodoncia, contáctanos para hablar con nuestro equipo de expertos.

¿En qué consiste una endodoncia? O Tratamiento de conductos

¿En qué consiste una endodoncia?

Entre los tratamientos más antiguos y trascendentes comprendidos dentro de la medicina odontológica, la endodoncia sale a relucir. Esta técnica representa un beneficio inmediato para un diente cuyo bienestar está altamente comprometido, y por tal motivo requiere que sea llevado a cabo únicamente por los dentistas más habilidosos y experimentados.

La Endodoncia, consiste en un procedimiento odontológico que trata el interior del diente,  (pulpa) se encuentra gravemente afectada (pulpitis) por distintos motivos, tales como una caries en estado avanzado o traumatismos.

Parcialmente podemos decir que el proceso de la endodoncia consiste en realizar una apertura a través de la cual el especialista introduce ciertas herramientas puntuales (limas) con el fin de retirar el tejido necrótico, se limpia y se desinfecta la cámara pulpar, se rellena con un material biocompatible (Gutapercha) y se sella la apertura, librando al diente del malestar e inmunizándolo frente a futuros daños similares. Sin embargo, para comprender mejor cómo se desarrolla una endodoncia, es mejor desglosar el paso a paso:

 

Diagnóstico del paciente

Del mismo modo que cualquier otra intervención médica, la endodoncia también requiere de un primer acercamiento durante el cual el especialista realizara una Historia Clinica no solo identificará la raíz de las dolencias del paciente, sino las condiciones físicas y psicológicas de éste ante el problema. A partir de este diagnóstico el dentista trazará un plan de trabajo con el cual se buscan obtener los resultados deseados de la manera más cómoda para el paciente.

 

Te puede interesar: ¿Cuándo se requiere una endodoncia?

 

Durante el diagnóstico previo a la endodoncia se llevan a cabo radiografías con el objetivo de conocer el estado y la anatomía de la pieza a tratar. También, en algunos casos, se proponen distintos exámenes para conocer la disposición del paciente ante las sustancias involucradas en el procedimiento.

 

Anestesia local

Para llevar a cabo un tratamiento de Endodoncia es necesario aplicar anestesia local, lo que quiere decir que el especialista debe inyectar el agente anestésico que reducirá las sensaciones sobre el diente a tratar, así como la zona que lo circunda.

No obstante, para poder proceder con la anestesia previa a la endodoncia, es fundamental conocer bien la Historia Clínica.

 

Aislamiento y abertura

Con el fin de evitar que el diente tratado se vea vulnerado por infecciones externas, el especialista lo aísla antes de proceder. Una vez éste se encuentra completamente apartado, se realiza una apertura sobre la corona de la pieza y, posteriormente, se procede a extraer la pulpa.

 

Instrumentación y conductometría

Una vez la cámara pulpar se encuentra expuesta el especialista retira los nervios amplia limpia y desinfecta el interior del diente con limas especiales. La finalidad de esta etapa está en esterilizar la pieza afectada, evitando que vuelva a padecer de una enfermedad similar.

 

Obturación o empaste

Cuando la endodoncia se ha llevado a cabo y el interior de la pieza dental se encuentra completamente aséptica, es momento de obturar y sellar.  Utilizando materiales de empaste biocompatibles (y que no oscurezcan al diente), es reemplazado el espacio que antes ocupaba la pulpa.

Este material le da rigidez al diente y garantiza que su deterioro se detenga.

  • Cuando la cámara pulpar ha sido rellenada, se obtura la apertura por la cual se hizo todo el tratamiento, otorgándole al diente su aspecto original y saludable.

 

Citas de control

Las citas de control posteriores a una endodoncia tienden a efectuarse entre unas pocas semanas y dos meses según el caso puntual del paciente. En estas citas de control el especialista revisará el aspecto exterior (observación) como el estado interno (radiografías) del diente tratado y así comprender su evolución y adaptación al tratamiento.

En términos generales la endodoncia es considerada un tratamiento de índice de éxitos casi perfecto, pero siempre es recomendable acudir al especialista para corroborar los resultados del procedimiento.

 

Te puede interesar: Blanqueamiento dental para dientes con endodoncia

 

Entonces, la endodoncia se ha consolidado como una de los tratamientos más importantes gracias a sus resultados efectivos ante casos de afectaciones complejas. No obstante, cabe reiterar la importancia de contar con un especialista capacitado para llevar a cabo este procedimiento.

Si estás interesado en recibir una endodoncia, o conocer más sobre esta o las demás especialidades de la odontología, te puedes poner en contacto con un equipo profesional y experimentado capaz de asesorarte y efectuar los tratamientos necesarios que garanticen tu bienestar y mejor calidad de vida.

¿CUÁNDO SE REQUIERE UNA ENDODONCIA?

IDENTIFICA LAS SITUACIONES EN LAS QUE UNA ENDODONCIA ES LA SOLUCIÓN MÁS ADECUADA

La endodoncia es la de las ramas de la odontología encargada del estudio de las enfermedades que afectan la pulpa de los dientes, y así mismo se enfoca en las técnicas para curar cualquier malestar que afecte dicho tejido. Ahora bien, una endodoncia debe ser llevada a cabo cuando existen infecciones presentes en el tejido blando ubicado al interior del diente; entre la corona y la raíz. A ese tejido se le conoce como Pulpa, y cuando ésta sufre de alguna enfermedad o inflamación, se entiende que el paciente padece de Pulpitis. En este orden de ideas, el tratamiento de endodoncia consiste en efectuar una abertura en la cámara pulpar, y por medio de pequeñas limas especiales, el odontólogo limpia y modela parcial o completamente el interior de la pieza dental afectada. Posteriormente se obtura el interior de la pulpa con una sustancia elástica y gomosa llamada Gutapercha, y finalmente se cementa la abertura.

Sí, el proceso para llevar a cabo una endodoncia es bastante sencillo y rutinario en clínicas especializadas como 14-85 Dental Spa, especialmente porque, en nuestro caso, éste se realiza mediante técnicas placenteras (masajes de relajación) y con tecnología de punta. Sin embargo es importante conocer puntualmente en qué casos es adecuado someterse a una endodoncia:

Para salvar una pieza dental

En la mayoría de los casos la endodoncia es aplicada con esta finalidad.

¿A qué nos referimos?

Cuando un diente ha sido invadido en su totalidad por una infección, se podría decir que se encuentra muerto por dentro, lentamente se debilitará y empezará a mostrar la pérdida de sus características vitales. Sin embargo, más preocupante, la infección puede extenderse hasta la base nerviosa del diente, causando intensos dolores y daños en el área que le rodea. Ello, consecuentemente, si no es controlado oportunamente puede resultar en la pérdida de la pieza y una enfermedad significativa.

ENTRADA RELACIONADA: Las 5 enfermedades dentales más comunes

Para eliminar caries demasiado internas

La caries, como es bien sabido, es una enfermedad que afecta y destruye distintos tejidos del cuerpo, especialmente los del diente; iniciando por el esmalte de la corona. Aunque es bien conocida y tratable en la comunidad odontológica, algunos pacientes son reacios a someterse al tratamiento para retirar la caries por miedo a sufrir dolor y ello, al igual que las demás enfermedades, si no es tratado de forma oportuna puede causar mayores daños, entrando a la pulpa del diente y necrosando cuanto tejido aparezca hasta llegar a los nervios en la parte inferior del diente. Ahí el paso de la caries puede “estancarse” brevemente, pero será causa de fuertes dolores, infecciones y, nuevamente, la posible pérdida del diente.

Cuando la pieza tiene fracturas o fisuras

Cuando el paciente sufre traumatismos u otro tipo de daños que fracturen la superficie del diente, la pulpa tiende a quedar expuesta o, igualmente, dañada. En casos normales, el odontólogo procede a retirar la pulpa afectada, limpia, obtura y cementa para evitar que el daño se extienda. Sin embargo, en ocasiones donde la fisura lleva un periodo prolongado sin ser intervenida, es probable que albergue bacterias que infectan progresivamente la cavidad y dañan el tejido interno, causando una pulpitis, al igual que dolores intensos y agudos. Independientemente del caso, la endodoncia es la solución adecuada.

ENTRADA RELACIONADA: ¿Qué es la salud oral?

En resumen, la endodoncia se convierte en una solución considerablemente versátil con la que los médicos especialistas le hacen frente a males que afectan el interior del diente de un paciente. Entonces, como lo hemos explicado, la endodoncia consiste de un tratamiento especialmente diseñado para aliviar los fuertes dolores que puede causar una infección en contacto con los vasos sanguíneos y los nervios al interior de cada pieza dental.

¿Estás en búsqueda de la mejor endodoncia en Bogotá? Ponte en contacto con nosotros e inicia tu tratamiento de la mano de 14-85 Dental Spa para volver a sonreír y disfrutar de cada segundo sin limitaciones.

tratamientos dentales