¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Cómo mantener el blanqueamiento dental

Cómo mantener el blanqueamiento dental

 

Un blanqueamiento dental es un tratamiento estético que elimina las manchas o coloración de los dientes. Sus efectos pueden durar unos 4 años, pero dependiendo de tu caso, si sabes cuidar tus dientes adecuadamente, puedes hacerlo durar incluso más.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

En la mayoría de los casos, las manchas de los dientes y coloración dental son causados por hábitos incorrectos en el pasado. Intenta corregirlos ahora que ya has tenido tu tratamiento de blanqueamiento y no volverás a experimentar esos desagradables síntomas.

 

1. Higiene bucal adecuada

Esto significa cepillarse los dientes tras cada comida y también tras las bebidas que contengan azúcar (en este caso no necesitarás limpiarlos con tanta intensidad). Cepíllatelos especialmente por la mañana y por la noche, ya que durante el sueño nuestros dientes están más desprotegidos. Tampoco olvides el hilo dental, y el enjuague dental, si es necesario.

Usa también los productos dentales adecuados para ti. Estos pueden ser pasta de dientes con efecto blanqueador o no serlo, ya que en algunos casos el problema no está causado por la coloración, sino por la actuación de las bacterias, como la placa o sarro, o erosión de las bacterias en forma de manchas en tus dientes. Consulta a tu dentista para saber qué productos son más adecuados para ti.

 

2. No fumes

El mejor momento para dejar de fumar es después del blanqueamiento. No nos referimos a fumar menos, lo mejor es dejarlo del todo, ya que además de manchar los dientes debilita el sistema inmunitario y tiene muchos otros efectos perjudiciales en tu salud dental y general.

 

También te va a interesar: ¿Qué tanto afecta el tabaco a nuestros dientes?

 

3. Limita el consumo de alimentos que manchan los dientes

Estos son los frutos rojos, vino tinto, café, chocolate, colorantes (azafrán, pimentón rojo, etc) o salsas de colores fuertes, como la de curry o de soja.

No significa que dejes de consumirlos, solo debes limitar su consumo y cepillarte correctamente los dientes poco después de haberlos consumido.

 

4. Tratamiento de limpieza dental

Especialmente si tienes tendencia a tener sarro o presentar placa dental. Tu dentista indicará cuál es la frecuencia más adecuada de someterte a una limpieza dental, que normalmente se efectúa una vez al año.

Además, la limpieza dental periódica te ayudará a evitar caries, gingivitis y otros problemas de salud bucodental; siendo un tratamiento mucho más económico que luego someterse a costosos tratamientos para remediar estos problemas.

 

5. Mantenimiento

Si ves que las manchas o coloración vuelven a aparecer, existen sesiones de mantenimiento en el dentista. Pregunta en tu clínica por las opciones. Son tratamientos más sencillos y económicos que el blanqueamiento y, según el caso, pueden ser más recomendables.

 

Consejos para prolongar los efectos del blanqueamiento

 

6. Algunos trucos caseros

Aunque no está demostrado que siempre funcionen, puedes probar alguno de ellos para blanquear zonas de los dientes con manchas:

 

  • Aceite de coco: después de lavarte los dientes, enjuágate la boca con una cucharada de aceite de coco durante 5 minutos.
  • Vinagre de manzana: utilízalo con cuidado, ya que puede dañar el esmalte dental. Pon un poco de vinagre de manzana en el cepillo de dientes, date una pasada y después cepíllate los dientes normalmente con una pasta rica en flúor.
  • Bicarbonato de sodio: añade agua a una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio hasta formar una pasta como la pasta de dientes. Cepíllate los dientes con ella con movimientos ascendentes y descendentes. No hagas esto más de dos veces al mes, ya que es muy agresivo con el esmalte dental.

 

En conclusión…

Recomendamos seguir estos consejos en el orden expuesto. Solo así mantendrás una salud bucal adecuada y, además, una excelente apariencia de tus dientes. No olvides que la prevención es mucho mejor que un posterior tratamiento más incómodo y costos.