5 Remedios prácticos para dejar de roncar

remedios prácticos para dejar de roncar

remedios prácticos para dejar de roncar

 

Roncar puede ser un síntoma de apnea, por lo que si llevas tiempo padeciendo este problema es importante consultar con un especialista. Sin embargo, si solo sufres este problema temporalmente y no es muy grave, los remedios para dejar de roncar que te vamos a dar en este artículo pueden serte de gran ayuda.

 

¿Qué ocurre cuando roncamos?

Primero es clave que sepas en qué consiste el ronquido. Mientras duermes, las vías respiratorias se relajan. En algunas personas, ya sea por su anatomía o por otras causas como obesidad, problemas respiratorios, entre otros, esta musculatura se relaja hasta el punto de que la parte posterior de la garganta llega a rozar con la entrada de la tráquea. Entonces, el tejido vibra al pasar el aire y se produce el ronquido.

 

 

También te va a interesar: Tratamiento para el ronquido: ¿es realmente efectivo?

 

 

Los 5 trucos caseros para dejar de roncar

Los remedios que te damos aquí son simples pero, sorprendentemente, muchos funcionan en casos de ronquidos leves o transitorios. Así que, antes de un tratamiento más serio, no pierdes nada con probarlos.

 

1. Ejercitar la lengua

Como hemos dicho, los ronquidos pueden deberse a un sencillo problema de musculatura. Así que, ¿por qué no ejercitar la lengua? Dedica unos minutos al día para estos ejercicios:

  • Saca la lengua tan lejos como puedas y llévala arriba, abajo, a derecha y a izquierda durante un minuto.
  • Toca la punta de la lengua con los incisivos, manteniéndola plana mientras haces fuerza con la parte trasera de la misma hasta bajarla lo máximo posible. Mantenla así unos 5 segundos y repite 10 veces.
  • Con la boca abierta, presiona la parte delantera del paladar con la punta de la lengua. Sin dejar de presionar, deslízala hacia atrás hasta llegar a la zona blanda. Repite unas 20 veces.
  • Frunce los labios y aspira como si bebieras de una pajita, prestando atención a usar los músculos de la boca y de la lengua. Aguanta así 5 segundos, relaja y repite 5 veces.

 

Como todos los ejercicios, debes tener paciencia y ser constante, ya que no notarás los efectos inmediatamente.

 

2. La cena antirronquidos

Como en muchas alteraciones durante el sueño, lo que comes antes de dormir es fundamental:

  • Haz una cena ligera que digieras fácilmente e intenta que sea al menos 2 horas antes de dormir.
  • Prueba no tomar lácteos durante o después de la cena, o incluso durante el día. En algunas personas, los ronquidos se deben a un aumento de la mucosidad o a una alergia a los lácteos.
  • No tomes alcohol hasta 4 horas antes de dormir. También, en algunas personas, los ronquidos se deben a que el alcohol relaja demasiado sus vías respiratorias. De nuevo, si funciona, ya conoces tu remedio.

 

 

Los 5 trucos caseros para dejar de roncar

 

 

3. Canta antes de ir a la cama

Cantar es otro sencillo ejercicio para aumentar el tono muscular de la garganta. También te puede servir pronunciar la palabra “unga” en distintos tonos durante unos 18 minutos.

Si no, tocar un instrumento de viento como la flauta también es posible que ayude a fortalecer los músculos de tu garganta.

 

4. Bebe agua

Como hemos mencionado, el exceso de mucosidad puede producir ronquidos. Beber líquidos, especialmente calientes, puede diluirla y además contribuir a ejercitar los músculos de la garganta.

 

5. Despeja tu nariz

Si ese es tu problema, acude a los remedios para despejar la nariz, como baños de agua de mar, vapores de eucalipto o remedios descongestivos de la farmacia.

 

Consulta con el especialista

¿Ves que estos remedios no funcionan? Si, además, durante el sueño padeces paradas respiratorias de varios segundos, podrías estar sufriendo una alteración más grave, pero que normalmente tiene fácil solución una vez que el especialista en apnea conoce las causas.