Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

Blanqueamiento dental: ¿Cómo se lleva a cabo?

 

Una sonrisa es la carta de presentación de cualquier persona ante el mundo. Lucir una dentadura limpia y blanca es quizá una de las mayores metas estéticas de cualquier persona. Por ello no es de extrañar que actualmente las personas busquen métodos y técnicas que ayuden a tener una sonrisa más elegante  y bella, de la mano con un proceso práctico e indoloro. Dicho proceso es el blanqueamiento dental por fotoactivación.

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

El blanqueamiento dental por fotoactivación, es el método más empleado en la actualidad por odontólogos, y a largo plazo, es el que mejores y más duraderos resultados llega a presentar. Este se logra con la utilización de un gel blanqueador como el peróxido de carbamida o de hidrógeno. Este se coloca a través de una férula adaptada a la arcada dental y se activa a través de la aplicación de la fuente luminosa (LED, láser o ultravioleta).

Antes de que esto ocurra, se coloca un protector de encías para evitar el contacto directo entre el gel blanqueador con el tejido blando (encías, lengua y paladar) y así evitar pequeñas quemaduras.

La sustancia blanqueadora se aplica sobre la cara externa de los dientes y sobre ella se enciende la fuente luminosa fría durante aproximadamente 60 minutos, logrando una reducción de entre 4 y 10 tonos. El láser es mucho más efectivo, sí, pero provoca mayor hipersensibilidad dental que la luz LED y sus efectos se desaparecen con el tiempo, por lo que es más conveniente optar por la segunda opción.

Indicaciones y contraindicaciones

En ciertos casos para obtener mejores resultados no basta con una sola sesión, pues es posible que algunos pacientes necesiten de otras sesiones para cambiar el color natural del diente. El color del diente que se quiera debe ser evaluado y avalado por el médico, ya que es él quien conoce qué es lo más conveniente para cada paciente, y lo que no cause efectos a largo plazo que puedan atentar contra su salud.

 

Blanqueamiento dental pro fotoactivación

 

Es de recalcar que aunque este procedimiento sea indoloro, en días posteriores se puede experimentar una sensibilidad muy aguda en los dientes, por lo que cuidar la alimentación y la temperatura de esta se vuelve un arduo trabajo. Así mismo con las bebidas, ya sean jugos, café o gaseosas, se deben evitar, ya que debido a su coloración pueden llegar a dañar el trabajo que se ha llevado a cabo con el blanqueamiento. Por ello se recomienda beber solamente agua en días posteriores, así se evita el riesgo de las manchas.

Para mejores resultados estéticos el blanqueamiento que realiza el odontólogo debe ir acompañado por la férula elaborada por el dentista, adaptada a la boca del paciente para el blanqueamiento en casa. Esta se usa varias horas al día o durante la noche por dos semanas, aunque en promedio es suficiente con utilizarlas durante 30 minutos al día durante cinco o seis días, ambas funcionan.

El blanqueamiento dental debe realizarse una vez al año, dado que en todo este proceso nuestros dientes sufren cierto desgaste. Es importante siempre consultar con expertos el tiempo óptimo entre cada blanqueamiento, dado que por muy efectivos que resulten, el esmalte y calcio de nuestros dientes se puede llegar a deteriorar, y en lugar de encontrar una solución a un problema, estaremos creando otros nuevos.

De igual forma, seguir al pie de la letra las instrucciones de nuestro odontólogo, es vital, pues así garantizaremos el resultado que tanto deseamos.

Lucir una sonrisa pulcra y radiante no solo tiene su pilar en un blanqueamiento dental, es un fin al cual se llega realizando diversas actividades día con día, y que por muy pequeñas que parezcan, llegan a tener un impacto lo suficientemente significativo en nuestros dientes.