La odontología láser ha llegado para quedarse y revolucionar la escena dental

La odontología láser ha llegado para quedarse y revolucionar la escena dental.

Aunque el láser es una tecnología que ha venido usándose desde hace tiempo en procedimientos médicos y estéticos, está innovando en el área odontológica y está al alcance del público.

La mayoría de los pacientes han expresado el pavor que sienten al ir al dentista a raíz del ruido de la fresa o el dolor que sienten al momento de aplicárseles la anestesia, pues bien, la odontología moderna se ha puesto a la tarea de acabar con ese miedo y le ha apostado a la reducción del dolor, con el fin de mejorar la comodidad del paciente a la hora de realizarse cualquier tratamiento.

Por este motivo la odontología laser ha llegado como uno de los avances tecnológicos más importantes del mercado, permitiendo realizar procedimientos de mínima invasión y sin traumatismos en tejidos blandos, haciendo de la odontología una experiencia agradable e indolora.

Gracias a la odontología láser la anestesia dejará de ser obligatoria en todos los procedimientos, y el instrumental metálico dejará de ser necesario al sustituirse por la potente energía del láser.

 

¿Cómo funciona la odontología láser?

A partir de una tecnología hidroquinética que combina láser con agua en spray; un sistema apto para todas las edades e incluso para mujeres en estado de embarazo. Se considera poco invasiva porque, en vez de cortar los tejidos blandos, los “evapora”, hace que las células se abran y se expandan sin necesidad de romperse, así se evita el sangrado y la recuperación será más rápida e indolora, y con poca inflamación.

Esta nueva tecnología cuenta con tantos beneficios que se ha convertido en herramienta fundamental para muchas clínicas odontológicas, donde la prioridad es la comodidad de sus pacientes, estos son algunos de sus beneficios:

  • Acaba con el dolor, vibración y ruidos incómodos que producen las fresas dentales tradicionales.
  • El láser esteriliza la zona tratada ayudando a una mejor recuperación.
  • Presenta menos hinchazón, sangrado y traumatismo en el paciente.
  • No es necesario usar anestesia inyectada, en la mayoría de los procedimientos.
  • Minimiza la ansiedad en los pacientes, por el ruido y la vibración.

 

Además, hace posibles los tratamientos dentales en pacientes con enfermedades cardíacas, diabéticos, con tensión alta, anticoagulados o mujeres embarazadas, ya que no tiene contraindicaciones ni exige la suspensión en el uso de medicamentos.

Respecto a los tratamientos láser en niños, podemos decir que éstos al ser más amigables reducen la ansiedad generada por el ruido o por ver en la mesa la cantidad de herramientas puntiagudas y de metal, además que acaba con el uso de largas agujas para aplicar la anestesia.

Para quienes buscan mejoras estéticas en su sonrisa también es muy útil, pues facilita el recorte de encías, mejorando su apariencia y facilitando el alargamiento de los dientes. Incluso es posible hacer un blanqueamiento dental usando láser, y en pacientes con sensibilidad dental les cierra los túbulos dentinales minimizando la incomodidades, es decir, puedes obtener un diseño de sonrisa sin dolor, sin riesgos y rápido.

 

¿Qué dolencias pueden ser tratadas?

Son muchos los tratamientos que se pueden llevar a cabo con la ayuda de esta tecnología:

  • Eliminación de caries.
  • Endurecimiento de empaste de composite en menos tiempo.
  • Periodontitis y reforma de encías dañadas.
  • Eliminación de bacterias por un proceso de esterilización.
  • Biopsias con menos sangrado y traumatismo.
  • Aceleramiento del blanqueamiento dental.
  • Cirugía dental no invasiva.
  • Endodoncia y preparación de cavidades para acceder a la raíz del diente.
  • Remoción del esmalte y dentina.
  • Alargamiento coronario.

 

En conclusión, son muchos los beneficios de realizarte un tratamiento con odontología láser. Ahora es posible lucir una sonrisa perfecta sin sufrir dolores ni traumas.