Tratamiento para el ronquido: causas y efectos del ronquido constante

Tratamiento para el ronquido: causas y efectos del ronquido constante

Tratamiento para el ronquido: causas y efectos del ronquido constante

Casi todos hemos roncado alguna vez. Esto puede ser normal si sufres un resfriado o pasas por momentos de estrés que afectan tu sueño. Pero cuando los ronquidos son constantes, es decir, se producen durante años y afectan tu respiración y tu descanso, es recomendable que busques un tratamiento para el ronquido.

 

¿Por qué roncamos?

 

El ronquido se produce al obstruirse la parte trasera de tu boca y tu nariz y, por tanto, el aire no puede pasar. En esta zona se encuentran la lengua, el paladar blando y la campanilla, que al chocar producen el ruido del ronquido.

 

También te va a interesar: Bichectomía, ¿mejor en las manos de un cirujano maxilofacial?

 

Causas de los ronquidos

 

Existen muchos factores que pueden influir para que tengas predisposición a roncar y, por eso, también hay periodos en los que se ronca más. Estas son las causas más frecuentes de los ronquidos:

  • Bajo tono de los músculos de la garganta y la lengua. Ocurre en las personas que tienen los músculos muy relajados en las fases profundas del sueño, aunque también te lo pueden provocar alcohol, drogas o algunos medicamentos como los relajantes musculares.
  • El sobrepeso. En ese caso la mejor y primera solución a tener en cuenta es adelgazar.
  • El alcohol y el tabaco influyen en los ronquidos, por lo que se recomienda no consumirlos desde la tarde.
  • Dormir boca arriba. En esta postura es más probable que la base de tu lengua choque con tu paladar y se reduzca el espacio para que pase el aire.
  • Obstrucción de las fosas nasales, ya sea por la mucosidad o por inflamación. Por eso es más frecuente roncar durante los resfriados.
  • Tener la mandíbula retraída, es decir, el paladar y la base de tu lengua están demasiado juntos. Esto se puede corregir con una prótesis.

 

Efectos de los ronquidos

 

En el caso de personas que roncan muy a menudo, el problema empeora y se produce el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS). Cuando ocurre, la obstrucción llega a impedir la entrada de aire. Se considera apnea cuando la respiración para durante más de 10 segundos.

Aparte de ello, los ronquidos pueden empeorar la calidad de vida también de las personas que conviven a tu alrededor, especialmente si duermen en la misma habitación, como puede ser tu pareja o hijos pequeños, ya que se ven privados del sueño.

 

Causas de los ronquidos

 

Tratamiento de los ronquidos

 

Podemos dar un tratamiento para prácticamente cada causa de las mencionadas:

 

  • Pierde peso si padeces sobrepeso.
  • No fumes ni bebas alcohol, especialmente antes de dormir.
  • No duermas boca arriba. La mejor postura para no roncar es dormir de lado.
  • Mantener una higiene del sueño adecuada: acuéstate y levántate más o menos a las mismas horas, evita cenas copiosas, etc.
  • Si la causa es la obstrucción nasal, usa tiritas que amplían las fosas nasales, de venta en farmacias, o usa un spray nasal.
  • Usa una prótesis dental que amplíe tu conducto nasal-bucal, si la causa es una mandíbula retraída.
  • Para tratar la apnea del sueño, existen dispositivos que introducen aire a presión por tu nariz durante toda la noche, llamados Presión Positiva Continua en la vía aérea (CPAP, por sus siglas en inglés).
  • Recurre a la cirugía para endurecer o acortar las partes blandas que causan tu ronquido. A veces, también es posible llevar a cabo esta intervención por láser o audiofrecuencia.

 

Es importante tomar estas medidas si roncas durante un tiempo prolongado. A largo plazo, los ronquidos pueden empeorar tu calidad de vida y la de quienes duermen cerca por interrupción de sueño. Además, la falta de respiración por apnea puede llegar a ser peligrosa.