Alimentos que te ayudarán a mantener tu blanqueamiento dental

Seguramente llegaste a tu tratamiento para blanquear los dientes con mucha ansiedad y deseos de lucir rápidamente una nueva y deslumbrante sonrisa, sin embargo, es importante saber que lo que comas en las 48 horas siguientes al tratamiento es crucial. Como dicen los odontólogos: “si puede manchar una camisa blanca, puede manchar los dientes”.

Por lo anterior a continuación, te diremos qué puedes comer y qué no para mantener tus dientes blancos más tiempo.

Cuidados posteriores al blanqueamiento 

Un tratamiento de blanqueamiento dental, si bien es seguro, necesita varios cuidados posteriores para obtener un resultado óptimo. Probablemente se necesiten varias sesiones hasta alcanzar el mejor color para tus dientes sin dañar el esmalte dental, ya que en este procedimiento se utilizan sustancias químicas de efecto blanqueador como el peróxido de hidrógeno. La luz, calor o láser, que a veces también se utilizan, no blanquean, sino que aumentan la potencia del elemento blanqueador.

Después del procedimiento, los dientes son más sensibles a las manchas, ya que temporalmente puede quedar expuesta la capa de dentina.

Los cuidados adecuados para las primeras 48 horas pueden incluir:

  • Control profesional cada tres días.
  • Enjuague sin flúor durante el tratamiento y enjuague con flúor para utilizar posteriormente.
  • Dieta.

Pero, como bien lo señala la Sociedad Colombiana de Odontología Estética, lo único que puede mantener un buen color son la dieta y los hábitos de higiene dental.

Alimentos favorables para el blanqueamiento 

Tu odontólogo te indicará los pasos a seguir después del blanqueamiento. Te recomendamos respetarlos estrictamente y, si ha indicado una dieta blanca, cumplirla al pie de la letra. ¡No querrás arruinar lo que tanto esfuerzo te costó conseguir!

Alimentos permitidos 

  • Pollo sin piel.
  • Pescado.
  • Arroz blanco.
  • Pastas blancas.
  • Queso blanco.
  • Cebolla.
  • Coliflor
  • Claras de huevo.
  • Patatas peladas.
  • Pan blanco.
  • Plátanos.
  • Yogur blanco “light“.
  • Bebidas: agua con o sin gas, agua tónica, limonada, leche descremada, alcohol transparente, vino blanco.

Alimentos prohibidos

  • Café, té, gaseosas oscuras.
  • Salsa de soja.
  • Chocolate.
  • Vino tinto.
  • Frutos rojos.
  • Aceto balsámico.
  • Salsa de tomate.
  • Cerveza negra.
  • Jugos de frutas (debido a la acidez).

También te va a interesar: ¿Cómo mantener el blanqueamiento dental?

Menú para mantener el blanqueamiento

 Como habrás podido observar, no se trata de una dieta muy difícil de cumplir. Debe ser muy estricta durante las primeras 48 horas, pero la limitación de consumo de los alimentos prohibidos debe mantenerse el mayor tiempo posible.

Procura tener en casa todo lo necesario para seguir la dieta correctamente. Si accidentalmente los ingieres durante ese lapso crucial, procura cepillarte los dientes cuanto antes con un dentífrico de color blanco y no utilices enjuague bucal.

Analiza estas sugerencias que, además de mantener el color, te ayudarán a sentirte mejor si el tratamiento ha provocado irritación o inflamación de las encías o mayor sensibilidad de los dientes:

  • Desayuno: Revuelto de claras de huevo, yogur natural con cereales, jugo de manzana, rebanadas de pan con queso blanco.
  • Colación: Galletas, plátanos, manzana, pera.
  • Almuerzo: Arroz con vegetales o pastas con salsa de crema, sándwiches de queso blanco, sopa de arroz. De postre una fruta fresca como pera o manzana.
  • Cena: Pescado o pollo al vapor con vegetales, pizza con salsa de crema; de postre, una manzana asada o una banana.

Disfruta tu sonrisa

 El blanqueamiento tiene una duración de dos a cuatro años. Después de un año pueden realizarse sesiones de mantenimiento. Es un tratamiento seguro que tiene resultados sorprendentes, aumentando la autoestima y el bienestar de los pacientes muy rápidamente.

Si bien la dieta blanca debe ser estricta durante las primeras 48 horas, es conveniente extenderla el mayor tiempo posible, ya que el color necesita varios días para estabilizarse. Hazlo así y disfrutarás una saludable y blanca sonrisa por mucho tiempo.