¿CÓMO ACTUAR ANTE UN TRAUMATISMO DENTAL?

¿CÓMO ACTUAR ANTE UN TRAUMATISMO DENTAL?

¿CÓMO ACTUAR ANTE UN TRAUMATISMO DENTAL?

CONOCE LAS CAUSAS Y QUÉ HACER ANTE UNA DE LAS AFECTACIONES DENTALES MÁS COMUNES: LOS TRAUMATISMOS DENTALES

Cuando hablamos de traumatismos dentales, nos referimos a aquellos impactos fuertes que pueden causar diferentes tipos de daños sobre la estructura dentomaxilar. Por lo general el traumatismo dental se relaciona con los pacientes menores (niños entre los 6 y los 9 años), pues su característica actividad física sumada a la fragilidad de sus tejidos, los convierten en el sector demográfico más vulnerable a afectaciones de esta índole.

Aunque los pequeños son las víctimas más recurrentes en cuanto a casos de traumatismo dental, los adultos no estamos exentos a sufrir golpes y daños sobre nuestra dentadura a causa de ello. Incluso, entre las causas más comunes de traumatismos dentales, podemos encontrar los accidentes de tránsito y los deportes de alto impacto, los cuales afectan (evidentemente) a adultos.

ENTRADA RELACIONADA: Consecuencias al no reemplazar un diente perdido

 

Independientemente del paciente, los traumatismos dentales se dividen en dos grandes tipos:

Fracturas: También conocidas como “traumatismos no complicados”, son aquellos que consisten en daños que no afectan más que los tejidos externos de la pieza. Es decir, cuando el diente se fisura o se quiebra de modo tal que no se compromete el nervio. Así mismo, el traumatismo dental también puede afectar la posición del diente levemente, siempre y cuando el desplazamiento no destruya la estructura nerviosa de éste. Este tipo de traumatismo es el más común en adultos debido a la resistencia del tejido que no permite daños mayores.

Es posible reestructurar el diente afectado cuando se trata de un traumatismo no complicado, aunque ello requiere de ciertos cuidados. Por otro lado, si el impacto causa daños sobre el tejido nervioso, se considera como un daño mayor.

Daño mayor: Consisten en fracturas graves que sobrepasan las primeras capas del diente y dañan o exponen el nervio de éste. Por lo general causan dolores intensos y significan la pérdida del diente, pues éste perderá su vitalidad, y en consecuencia su coloración y resistencia. A discreción del paciente (o los padres del paciente) se debe optar por la colocación de implantes dentales o una prótesis.

Avulsión: A diferencia de las fracturas, la avulsión se trata de la pérdida del diente. En otras palabras, ello sucede cuando la pieza dental desaloja el tejido óseo soporte por completo. Según el estado del diente afectado, el especialista puede (o no) reintegrarlo al organismo. Por lo general este tipo de traumatismo dental sucede en pacientes pediátricos, debido a la fragilidad de sus tejidos.

Teniendo en cuenta, pues, los diferentes traumatismos dentales que pueden darse, es importante conocer cómo proceder al respecto:

Después de cada impacto sobre la estructura dentomaxilofacial, es natural presenciar un alto flujo de sangre puesto que es una zona circundada por demasiados tejidos blandos (lengua, encía, mejilla, labio, etc.), y se recomienda mantener la calma. Si es posible, enjuagar la zona afectada con solución fisiológica o, en su defecto, agua fría. Una vez el espacio permite examinar, es importante buscar las causas del sangrado y las consecuencias del traumatismo.

De tratarse de un daño en la base del diente y el límite con la encía, y si el dolor no es demasiado intenso, podemos estar hablando de una pequeña cortadura a causa de la fricción. Se recomienda enjuagar e informarle al odontólogo.

En dado caso que el diente haya cambiado de posición levemente a causa del traumatismo dental, es posible envolverlo en gasa (o tela) y reestablecer su posición original. No obstante, si el dolor es intenso o si es imposible moverlo, es importante acudir urgentemente al dentista.

Por otro lado, si el diente ha sido extraviado (avulsión) se recomienda buscarlo, tomarlo sin tocar su raíz y lavarlo cuidadosamente con solución fisiológica o leche envasada. Es crucial dejar correr el líquido sin escobillar la raíz de éste. En algunos casos es posible colocar el diente de nuevo en su lugar, pero lo más apropiado es dirigirse de inmediato al dentista más cercano, pues el tiempo transcurrido entre la pérdida y la reimplantación es clave para su recuperación.

ENTRADA RELACIONADA: Prótesis VS Implantes Dentales

Un traumatismo dental puede suceder cuando menos lo esperamos y por tal motivo es importante conocer las recomendaciones de los expertos para actuar debidamente ante dicha situación. Independientemente si se trata del bienestar de nuestros hijos, el de algún conocido o el de nosotros mismos, conocer las medidas pertinentes al respecto pueden salvar la calidad de vida de la persona.

Si estás interesado en conocer más consejos de salud, puedes ingresar a nuestro blog. Así mismo te invitamos a ponerte en contacto con nosotros y recibir información de primera meno ante todas las diferentes afectaciones de la estructura dentomaxilofacial.

En 14-85 Dental Spa contamos con un equipo experto capaz de ayudarte a evitar o tratar cualquier afectación en tu sonrisa.

tratamientos dentales